visages_villages_78_52_movie-posters_

Cinéfago*: Rostros y lugares (Visages, villages)

JOSUÉ SALVADOR VÁSQUEZ ARELLANES

El Entremés

Es absurdo que el 94% de las salas de cine en México esté exhibiendo una sola película. Uno quiere ir al cine y es ridículo que todas las funciones sean para Infinity War (IW).

Claro que hay que ver Infinity War, pero no todo el cine es eso, hay en cartelera otras historias maravillosas, dignas de ver, de descubrir, y sobre todo, que lo cautivarán y conmoverán (Sueño en otro idioma).

Ojalá que todos los que comparten memes de IW escribieran cada quien su reseña, y se reunieran a platicarla hasta el cansancio, ¿qué se los impide? Pero como meros espectadores pasivos, se limitan a querer consumir puras “hamburguesas” (fast food) en un menú de películas tan rico y amplio como la misma hambre cinéfaga.

El Plato Fuerte

⋆ Deje todo y corra a verla

Estrenada en Oaxaca en la pasada inauguración de la Gira de Documentales Ambulante 2018, Rostros y lugares, se ha ganado el respeto y cariño todo el público que se ha dado el chance de verla.

Este Cinéfago debe reconocer que no había visto nada de Agnès Varda, pero al ver Rostros y lugares uno como espectador termina no sólo contento, sino con ganas de querer ver más de esta directora de cine que recibió un Óscar honorífico en la pasada premiación. Una película que créame, cautiva tanto a adolescentes como a personas mayores.

A pesar de ser un documental, su ritmo toma agilidad al ser al mismo tiempo un road movie, pues Agnès Varda recorre varios pueblos de Europa, acompañado del artista urbano JR buscando rostros y lugares; y que precisamente eso, van desmenuzando historias de la gente común, como usted y como yo, pero tan humanas y tan dignas de contar, que es inevitable no reír, conmoverse, o incluso llorar.

Mientras Agnès logra sacar las mejores anécdotas de sus entrevistados, JR logra plasmar en fotografías de formato grande, historias visuales que homenajean a las personas, y que re-significan los lugares en donde son colocadas estas grandes fotografías.

Por ejemplo, está la historia de una mujer que es la única habitante de un viejo complejo habitacional de mineros, y que está a punto de ser demolido. Ella no se quiere ir, su vida, sus recuerdos, están ahí, y dejar todo atrás no ha de ser nada fácil. La forma en que Agnès y JR homenajean a esta humilde mujer, es tan enternecedora que a menos que sea una piedra, le apretujarán el corazón.

La sencillez con que está llevado el documental le permiten pensar, quizá valorar, sus relaciones personales, laborales, familiares; y también, los sitios en los que su vida tiene lugar y la forma en que está unido a todo eso, aunque no nos demos cuenta en el día a día. Pero no se preocupe, insisto, Agnès y JR logran hacernos parte de estas historias sin tantos rollos ni giros: es una película humanamente transparente.

Otra de las cosas rescatables es la idea que tiene que ver con los ojos y las formas de ver. Agnès Varda está perdiendo la vista, y lo trágico que eso significa para alguien que hace fotografía y cine. Y JR, aunque posee una perfecta vista, todo el tiempo usa gafas oscuras. Todo esto es planetado para que Rostros y lugares nos regale uno de los mejores finales en un documental; y sólo por eso, ya vale la pena.

Cuando vea Rostros y lugares, terminará adorando a Agnès Varda, y la considerara como una nueva amistad que le ha revelado una ventana al mundo.

El Postre

Ya para la trivia, hay algunas referencias a Godar, unas más directas que otras, pero que aún sin conocer su cine, cualquier espectador puede seguir disfrutando de este espejo de imágenes e historias que amalgaman uno de los mejores documentales de los últimos años, y que a criterio de muchos, merecía el Oscar a Mejor Documental.

Ya que si siente muy arriesgada, arriesgado, puede ver Adiós al lenguaje, del mismísimo Jean-Luc Godard. Lo más radical que he visto en cine formalmente experimental (hasta mi madre ya la vio), pero que sólo una trayectoria de al menos 60 años en el cine como la que tiene Godar, puede avalar.

La Sobremesa

No todo es miel sobre hojuelas, Peli de la Semana considera por ejemplo, que Rostros y lugares es una película publicitaria, en la que JR se cuelga de la fama de Agnès Varda para obtener más notoriedad y popularidad. Yo digo que quien quita que se pueda hacer eso y al mismo tiempo una excelente película accesible para todo público. Ya usted sacará sus propias conclusiones.

Así que deje todo y vaya a verla, aún sobrevive con algunas funciones.

#ViveLaRrésistance

Cinéfago*: El que tiene el hábito de comer y devorar cine.

#BoneAppétit

 




There are no comments

Add yours