gar

Morena, agencia de colocaciones; AMLO, oportunismo por congruencia

La incorporación abrupta de la panista Gabriela Cuevas a Morena para conseguir una candidatura de elección popular desnudó el juego de las incongruencias de López Obrador y mostró a Morena como un partido escoba que barre para sí todos los desechos de los demás partidos.

Asimismo, ese reacomodo también reveló los altos costos políticos que tendrá que pagar Ricardo Anaya Cortés porque su alianza forzada con el PRD disminuyó el número de posiciones para los panistas.

Lo que Anaya no ha alcanzado a calibrar es que Cuevas, con todo y sus saltos oportunistas, formaba parte de los grupos panistas tradicionalistas que representaban votos. Cuevas se llevará votos panistas a Morena.

El problema no radicó sólo en la falta de espacios por los sacrificados con el PRD por la alianza, sino a la falta de sensibilidad política de Anaya para negociar con los panistas. Anaya se ha aislado en su candidatura y ha ido perdiendo aliados dentro del PAN.

Cuevas fue una pieza importante del PAN en el proceso de desafuero de López Obrador en el 2004-2005. Si bien el tabasqueño como jefe de gobierno era merecedor del desafuero porque se negaba a obedecer un mandato de la Corte, la operación política fue manejada por Santiago Creel Miranda como secretario de Gobernación y precandidato panista a la presidencia para el 2006. Cuevas fue la que pagó la fianza de López Obrador para no ir a la cárcel y para que “no se haga la víctima” y López Obrador le contestó entonces a Cuevas que pagar la fianza era un “acto cobarde”. Ahora los dos son aliados y derraman miel, lo que demuestra la nula calidad política de ambos.

La nueva militancia de Cuevas en Morena fue una prueba más de que Morena no es un partido político sino una agencia de colocaciones y que las candidaturas se venden al mejor postor. Cuevas representa el conservadurismo político panista más rancio y ahora López Obrador la asume no se sabe si a pesar de esas ideas o, visto el conservadurismo de López Obrador, precisamente por ellas.

Morena es la prueba de la tipología oportunista de los partidos políticos. A mediados del siglo pasado el politólogo Otto Kirchheimer llegó a la caracterización de los partidos escoba o partidos atrapalotodo. En una versión más mexicana, Morena sería la versión de un partido materialista, pero no por su dialéctica o por responder al materialismo dialéctico e histórico del marxismo, sino por la mexicana: el camión materialista que acarrea cascajo político.

Por Cuevas, Manuel Bartlett, Lino Korrodi, Esteban Moctezuma, el salinista Alfonso Romo, Julio Scherer Ibarra y otros políticos destripados, Morena no es un partido político con ideas, estructura, ideología y masas, sino un aparato de poder igual al PRI: regalará posiciones a cambio de traiciones.

Esas personalidades políticas prueban –mejor: comprueban– que López Obrador carece de una propuesta propia y que se ha rodeado de figuras quemadas del viejo régimen –la mafia del poder– para llegar a la presidencia a servir a los mismos intereses priístas que esos políticos hoy morenistas sirvieron hasta no hace poco tiempo.

Como última adquisición de López Obrador, la panista Gabriela Cuevas representa el más acendrado conservadurismo ideológico de la derecha. Y será la prueba de que Morena es una franquicia que sirve para el reparto de chambas como pago a lealtades compradas.

-0-

Política para dummies: La política es el reino de la incongruencia, pero hay que saberla vender como congruencia.

Sólo para sus ojos:

  • La desesperación de López Obrador por la pérdida de niveles en las encuestas se puede medir por la forma en que se aferra a encuestas falsas. Dijo que una encuesta del Gabinete de Comunicación lo colocaba alto, pero el presidente de la empresa Liébano Sáenz lo desmintió. Y López Obrador quedó atrapado en su mentira.
  • Para los que gustan de hacer pronósticos, no habrá elementos reales para tener posiciones en la lista de aspirantes sino hasta el 15 de mayo en que haya ya candidatos formales y se defina si habrá o no independientes.
  • Que siempre sí fue por candidatura plurinominal el paso de Gabriela Cuevas a Morena: López Obrador compró con una candidatura su presidencia en el parlamento mundial, aunque en términos reales esa posición importa muy poco y carece de valores políticos reales. En segundos, Cuervas perdió buena parte de su calidad política construida a lo largo de años porque quedó como una oportunista por la chamba.

 

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh




No hay comentarios

Añadir más