Hugo pacehco y el pintor Carlos Bazan Ramos. exposicion en villa de leyva colombia

Exponen Carlos Bazán y Hugo Pacheco en Colombia

OAXACA, Oax. (sucedióenoaxaca.com).- Con diversas expresiones artísticas y culturales Colombia celebra los 450 años de la fundación de Villa de Leyva, teniendo como invitado especial a México. 

 Las oportunidades son únicas e irrepetibles, así mismo, aprovechar y entrelazar sueños inalcanzables también lo son.  

 De esta manera la oportunidad brindada por el colectivo “Arte en Movimiento” presidido por Paola Luna Rodríguez, escultora, artista visual y promotora cultural, originaria de Colombia; ha permitido un beneficio sin igual entre ambos países. 

 A través de Hugo Pacheco, fotógrafo y realizador de video, se logró la integración e invitación para el artista plástico Carlos Bazán, permitiéndose acompañar al colectivo con dos artistas oaxaqueños y presentar una exposición dual inaugurada el día 9 de diciembre en la galería Pérez Rojas, con sede en Villa de Leyva, municipio colombiano ubicado en el departamento de Boyacá, Bogotá, y, participar en la fiesta de la fundación por los 450 años de esa hermosa Villa colombiana. 

El colectivo fue acompañado por otras actividades escénicas como danza, poesía, crónicas, escultura y fotografía; la delegación mexicana fue representada por grupos originarios de Isla Mujeres del estado de Quintana Roo, en conjunto con los dos artistas oaxaqueños. 

Durante 10 días se vivió un maravilloso intercambio cultural que se extendió en diferentes sedes de Villa de Leyva.  

Raíces en resistencia 

Es el nombre de la exposición dual que presentaron Carlos Bazán y Hugo Pacheco, exhibiendo 14 pinturas y 20 fotografías, piezas que nutrieron el encuentro entretejiendo social y culturalmente a ambos pueblos; México y Colombia; países hermanados por las culturas originarias. 

Hugo Pacheco describe el concepto, mismo que está ligado a nuestra actualidad, aún con la globalización existen reflejos e imágenes a través del paisaje y de la misma cotidianidad entre las culturas chocholteca y la mixteca, mostrando rasgos de resistencia cultural en sus textiles, gastronomía, la lengua y agricultura; símbolos del ambiente y animales, como parte de nuestra existencia.  

Y la propuesta con el público colombiano, fue su valorización y sentimiento que emoción, al descubrir que exista gran parte de nuestra identidad en los pueblos originarios de México. En el caso de Colombia, gran parte de su esencia les fue arrebatada de manera más violenta. 

Para el artista plástico Carlos Bazán Ramos, originario de Suchixtlahuaca, Oaxaca,  el encuentro le ha dado una experiencia de sabiduría, sintiéndose muy identificado con el concepto, en la misma sintonía, con una energía sagrada que se aprecia y se distingue en la tierra y en el calor de las personas colombianas. 

«Mi trabajo es el arte y eso es lo mejor que se hacer, y, queremos que el mundo lo vea y lo viva. La diversidad natural en Colombia es grande e inmensa, como también lo es, su riqueza musical. Sigo maravillado con nuestro país hermano, lo llevo en el corazón y en todo aquello que logré ver, palpar y oler, esa vida mágica que se encuentra en lugares de tal intensidad», manifestó Carlos Bazán. 

El pintor chocholteco dibuja el día con colores de la tarde a media luz, con el infinito a lo lejos. Rememora la noche con el aullido del coyote en el monte que te ataranta y al final se lleva la gallina o el borrego. Mágico animal que vaga en el llano buscando siempre la oportunidad. 

 «Me sentí muy identificado, es una vivencia que me ha dado tiempo para revalorizar sobre nuestra cultura, buscando seguir difundiendo y visibilizar la mixteca a través de mi trabajo y la fotografía. El público fue muy cálido, dándose la oportunidad para el diálogo», expresó Hugo Pacheco. 

Manifestó su agradecemos al Ballet Folklórico de Isla Mujeres y a todos los que apoyaron para montar la exposición. «Nos hicieron sentir como en casa», dijo.  

Añadió que este proyecto demostró que se pueden generar nuevas realidades a partir del arte y la unificación de esfuerzos, oportunidades y apertura para difundir nuestro trabajo dual “Raíces en resistencia”.

 A través del lente, Hugo muestra imágenes de parajes, tenates de palma de nuestro diario devenir y estar en la tierra, acarreando leña para la comida, así como el trabajo que hacemos para ganarnos el sustento. El arriero solo con su caballo entre nopales y la piedra dura; ahí, el tiempo es un retazo de nube y monte alto. 

Así es la propuesta que ha hecho soñar al pueblo colombiano, y dónde ahora, las canciones y músicas, hablarán de esa hermandad entre los pueblos originarios, resistiendo y floreciendo para ver nuevas formas de convivencia, arte en movimiento; colores sin resentimiento, poesía sin temor a seguir brindando sueños mixtecos y chocholtecos. 



There are no comments

Add yours