elección Ox

Cuatro imágenes de la jornada electoral

Hay alguien que escucha muy cerca de aquí.

M. ENSENZBERGER, El hundimiento del Titanic

Uno

E vuelve de emitir el sufragio, antes de entrar a casa enciende la bomba del pozo y se pone a regar sus plantas. Luego de cumplir con el deber ciudadano vuelve a reencontrarse con las flores. Domingo, día de las elecciones bajo un sol inclemente. Por la tarde, al pie de Monte Albán, cantan los pájaros por los alrededores de San Martín por la secundaria. La calle estuvo en silencio, en la escuela primaria Policarpo T. Sánchez se instalaron casillas de la jornada electoral, pero no acudieron los votantes; 5:50, cantan los pájaros ¿sabrán algo de nuestra suerte? ¿cómo saber lo que nos espera?

Dos

Un amigo envió un mensaje, hay que votar por Ale, dijo. Otros amigos se sumaron a la conversación: el voto es libre y secreto, dijo uno. El panorama electoral resulta siniestro, ¿por quién votar?

Tres

Mi madre anuló su voto, dice E. ¿Cómo, por qué lo hizo? pregunto. Porque no quería que ganara Salomón, responde. En la calle rugen los mototaxis, 18:00 hrs. ¿Quién ganará? E llegó a reconciliarse con las plantas, mientras yo busco en las lecturas del domingo un sentido a este día de las elecciones por el gobierno del estado. ¿Por qué en la jornada electoral se siente tristeza, vacío? Imagino que obedece al final de la difusión, a que algo concluye.

El ciudadano de a pie necesita bajar de la contienda que divide, reconciliarse con sus imágenes cotidianas. Sí, San Martín por la secundaria tiene ese encanto de la imagen cotidiana, cierta atmósfera de la paz.

Cuatro

Partidos políticos y candidatos sabrán que el sufragio es una emoción. En las noticias hablaron que en algunos estados se inauguró el voto digital, que en alguna entidad votaron los reclusos. Con la circulación de noticias de este tipo, ¿qué piensan hacer los que organizan las elecciones? Para mi que deberían insistir en el combate al abstencionismo, en motivar la participación.

Por la mañana nos enteramos de que en alguna localidad de la costa prendieron fuego a la papelería electoral. Mujeres y hombres renunciaron a su derecho a elegir gobernante porque tenían un presente de apremio, el desastre que causó en su localidad el paso del huracán. ¿Los políticos nos representan? En cada jornada gana la abstención.

Para concluir estas notas de elector busco la imagen que encierre la jornada del sufragio, no la encuentro.

Cae la tarde, los pájaros insisten en su canto. ¿Será que intentan recordarnos algo? En este momento siento que soy uno de los pasajeros del Titanic.

Pasa el domingo. Me quedo con esto: un puñadito de preguntas en medio del más grande desasosiego. ¿Qué futuro nos espera?, no lo sé, nadie lo sabe, interrumpe las letras sanmartinas el canto que sale del carrito de los esquites. Una nube de zancudos llega a la mesa de trabajo, ¿qué noticias traen los zancudos? ¿Perdió Oaxaca?

Fotografía: EL PAÍS



There are no comments

Add yours