DESPIDEN A TOLEDO- Foto-Ezequiel Gomez Leyva (4)

¿Quién cuidará a Oaxaca ahora que Toledo se fue como estrella fugaz?

EZEQUIEL GÓMEZ LEYVA*

OAXACA, Oax. (sucedióenoaxaca.com).- Así llegó, así se fue. Discreto, furtivo, escurridizo, enemigo de los actos protocolarios, mucho más de los homenajes y de los políticos. Callado, huyendo a todo cuestionamiento que tuviera que ver con la política y toda su parafernalia.

Su familia cumplió con lo que yo supongo fue, si no una instrucción directa, sí una insinuación, alejarse lo más posible de los actos políticos, como el montaje realizado en el Teatro Macedonio Alcalá que muchos calificaron como una burla no solo para el  pueblo oaxaqueño sino sobre todo para el «luto de un pueblo» que llora a su benefactor.

O como la leyenda que llevaba una de las ofrendas florales dedicada por la Unión de Pueblos Contra la Represión, Región Loxicha: «Maestro Toledo, Padrino de los niños Loxicha». 

Es de gran importancia destacar que en el año 2018 el pintor juchiteco renunció a una beca vitalicia del Estado para cederla a jóvenes promesas de la plástica local.

Cuando alguien se atrevía a preguntar sobre política decía: «Pregúntenle a ellos, yo solo pinto» 

No solamente los niños Loxicha fueron beneficiarios de su generosidad, también tenía becarios desde preescolar hasta investigadores universitarios a quienes apoyaba de su propio bolsillo con la venta de sus obras de arte .

El controvertido pintor Francisco Toledo caminaba constantemente por las calles de Oaxaca, principalmente por el andador turístico. Nunca rehuía a las personas que le pedían tomarse una foto con él, y por lo regular mostraba su beneplácito cuando le decían que «Oaxaca es muy bonito».

Luis Pablo Beauregard dice en una nota del país, que «encontrarse a Francisco Toledo caminando por las calles de Oaxaca era como atestiguar el paso de una estrella fugaz… Era presenciar al artista más internacional de México moverse por las calles de  la ciudad que había ayudado a convertirse en un referente», esa estrella fugaz se apagó este 05 de septiembre, a la edad de 79 años, víctima de un cáncer que lo aquejaba hacia poco tiempo. 

Personaje importante en el universo de la cultura y las artes, descansa ahora. Ya no luchará contra las transnacionales, como cuando se opuso a que se instalara en el zócalo de la ciudad de Oaxaca un negocio de hamburguesas y lanzó una campaña con el tamal oaxaqueño como esgrima. Yo logró su propósito.

No cejó en  su lucha porque no se instalara un Walt Mart en las ruinas de Teotihuacán; luchó  contra el maíz transgénico y la revalorización del maiz originario; y abanderó otras causas sociales en el ámbito local que hicieron de él un aliado, a quien todos recurrían por su apoyo decidido y desinteresado (aunque hubo quienes abusaron de su gran corazón) y siempre encontraban respuesta a sus peticiones.

Francisco Benjamín López Toledo, fue su nombre completo,  nació en el año de 1940, el 17 de Julio. Aunque nació en la Ciudad de México siempre se asumió juchiteco donde tuvo sus raíces.

Cuando emigró a la capital del país, en 1957, se encontró con un ambiente diferente a su tierra origen, que le cambió por completo la vida y la percepción del mundo al que estaba acostumbrado.

Cuentan algunos familiares desde pequeño nunca le gustó la escuela, no le gustaba estudiar y evitaba los exámenes, por eso cuando llegó al entonces Distrito Federal  se encontró una ciudad  vibrante, donde se respiraba la influencia del muralismo mexicano y su realismo socialista, donde se ponderaban las raíces mexicanas y se reivindicaba el papel del indígena.

Uno de sus primeros maestros fué Arturo García Bustos, quien fue discípulo de Frida Kahlo, y que le recomendó dedicarse a la fotografía, sugerencia que el desoyó para posteriormente perfeccionar su estilo como alumno de la Escuela de Diseño y Artesanía de la Ciudadela en la capital Mexicana.

Llegó a Roma, cuentan los registros históricos en 1960; para entonces ya había realizado algunas exposiciones en Texas,  y fruto de aquellas llegó obtuvo un poco de dinero. 

Detalles más, detalles menos, lo interesante es que el pintor Rufino Tamayo fue su gran apoyo durante su estadía en París donde con su acompañamiento visitaron museos y conocieron coleccionistas.

Este viernes y sábado, el Gobierno de México abrie el Palacio de Bellas Artes, uno de los recintos culturales más importantes del país y Latinoamérica, para que el público pueda rendir tributo y dejar mensajes y flores al pintor oaxaqueño.

En la capital oaxaqueña, en el Instituto de Artes Gráficas, (IAGO) se instaló una ofrenda con una fotografía del pintor, lugar al que acudieron sus conocidos y amigos sólo para estar presentes porque como se había solicitado por parte de sus familiares, se respetó su dolor y las honras fúnebres fueron a puerta cerrada solo con su familia, que este viernes acudió al IAGO a dar las gracias al pueblo de Oaxaca por su cariño sincero, demostrado ahora y en vida al maestro Toledo. 

El vacío que ahora deja, estamos seguros no será llenado por otro personaje de la talla y la estatura del filántropo, controversial y franco pintor juchiteco; él supo encauzar las luchas sociales, por eso la periodista Blanche Petrich escribió: «Francisco Toledo, perenne luchador social».

Así fue, incansable, férreo y tenaz. El cronista de la ciudad Jorge Bueno Sánchez, preguntó lo que muchos nos preguntamos, ¿Quién encabezara las luchas ahora, que se ha ido el maestro Toledo?, ¿Quién será el que encabece las luchas sociales? O, como la pregunta escrita en un papalote en el recinto de Bellas Artes de México: ¿Quién cuidará a Oaxaca?

*Ezequiel Gómez Leyva quien ha sido fotógrafo de La Jornada y Proceso, fue uno de los fotoperiodistas oaxaqueños más cercanos a Toledo. Actualmente trabaja con su propia empresa AgenciaEze.




No hay comentarios

Añadir más