bayoneta-4

Cinéfago*: “A veces cuando se pierde, se gana”

JOSUÉ SALVADOR VÁSQUEZ ARELLANES

El Menú

Chivas La Película | Familia al Instante | Bayoneta | Viudas | Locamente Millonario | Robin Hood | Rodando a ti

⋆ ⋆ ⋆ ⋆ ⋆ Deje todo y corra a verla
⋆ ⋆ ⋆ ⋆ No se la pierda
⋆ ⋆ ⋆ Vale la pena
⋆ ⋆ Puede verla
⋆ No se moleste
• Evítela como la plaga

El aperitivo

⋆ ⋆ Puede verla

Chivas La Película se centra en la figura de Matías Almeyda, de cuando éste llegó a sacar del barranco al Rebaño Sagrado en 2017, y de cómo un argentino logró inyectarle compromiso, motivación y furia al equipo más mexicano de la primera división de futbol; logrando presentarnos no sólo una apología del balompié, sino historias de vida con el rostro de varios de sus más destacadas figuras actuales, quienes tampoco estarán exentos de todos los altibajos que se viven alrededor de ser un futbolista profesional.

Con un despliegue de cámaras para generar todo tipo de tomas desde todos los ángulos posibles (la lista del crew es tan larga como un día sin pan) destacando sobre todo las aéreas, o desde el núcleo más íntimo del club deportivo como los vestidores o sus familias; una edición ágil y progresiva que congela o acelera balones, jugadas, entrenamientos, reacciones de Almeyda, futbolistas y la afición; y con extractos candentes y efusivos de los programas de análisis deportivos, este documental logra mantener entretenido al espectador o aficionado con buenas dosis de adrenalina sobre una de las mejores etapas de éste club deportivo, que sea o no devoto, al menos un gol de su boca le arrebatará.

El Entremés

⋆ ⋆ ⋆ Vale la pena

En Familia al Instante (Instant Family) Elle y Pete deciden adoptar, pues se dan cuenta que hay muchas niños y niños (y adolescentes) sin hogar y eso es algo que les parte el corazón, lo que los llevará a conocer de fondo todo el sistema de adopciones aventándose un tiro como el que sólo Gru lo había hecho: adoptar a tres hermanos latinos (nótese las referencias a Selena) de un jalón: a Lita la simpática pero terrible, a Juan el taciturno pero calamitoso, y a Lizzy la adolescente rebelde pero con una causa: hacer que el Estado los regresen con su madre biológica quien salió de prisión y está rehabilitándose del uso de drogas.

La película se centra en toda la etapa de entrenamiento previa a la autorización de la adopción, lo que prestará a un sinfín de situaciones melodramáticas y cómicas en las que Elle y Pete se darán cuenta que la adopción no es fácil para ninguna pareja por más comprensiva que sea, dando pauta a que reluzcan también los prejuicios y estigmatización que hay en torno a la adopción, de lo difícil que puede ser para los chicos todo el proceso, pero también los motivos que hacen que ser padre o madre adoptivo sea una experiencia que da sentido a la vida de muchos.

La historia se mueve bajo la idea de la aceptación no sólo de las diferencias sociales y personales (prospectos padres acomodados y comprensivos de hijos descobijados), sino de la convivencia en la pluriculturalidad, pues trata de involucrar diferentes tipos de convivencias (gay, cristiana, soltera) quienes experimentarán que la familia no es sólo un vínculo sanguíneo sino también emocional, no sólo expectativa sino realidad.

Habrá una abuela paterna que logrará mediar las cosas muy a su manera, haciéndole ver a Elle que la rebeldía de Lizzy no es porque odie sino porque cree que no la aman, aunado a la posterior idea de que los padres deben mantener a salvo a los hijos aunque ellos no quieran; pero Lizzy logra poner en un predicamento todo el proceso de adopción con una jugada legal de quien conoce las grietas del sistema, haciendo que el casi evidente final tenga un pequeño giro de tuercas que no quita el sabor edulcorado del desenlace, pero que al menos sí lo dota de un poco más de intriga. Una opción ideal para verse en familia.

P.D. Según éste Cinéfago hay una referencia tipo parodia a la escena de Carrie ensangrentada.

El Plato Fuerte

⋆ ⋆ ⋆ ⋆ ⋆ Deje todo y corra a verla

Lo primero que vemos es a un Miguel Bayoneta Galíndez (potente Luis Gerardo Méndez) al borde del quebranto, no sabes si por derrota o frustración, pero por lo que vemos es algo contra lo que no puede pelear, algo que no sabemos qué es pero que lo noqueará emocionalmente al grado de hacerlo retirarse del box y aparecer ahora en Turku, Finlandia.

Autoexiliado de su familia y de él mismo, Micky trabaja en un gimnasio como segundo entrenador de Remu, un boxeador de esa comarca que está en ascenso, y que le permitirán a nuestro protagonista mantener su vínculo con el box, lo único que le dotó de sentido a su vida, pero que paradójicamente es lo que también se lo quitó; así que inmovilizado por el frío o por el recuerdo, Micky trata de calmar ambos con el calor del licor y conectar con lo único que añora de su pasado, su hija, de manera anónima y muda al no saber cómo enfrentar tantos años de ausencia.

Aislado de los suyos y de sí mismo, Micky logra entablar una relación con Sarita, una bartender que poco a poco le ofrecerá un cobijo (muy a su manera) y algo de calidez humana en medio de éste gélido destierro, pasando poco a poco de los tragos y de las caminatas en medio de la nevada, al preámbulo de algo más en el que Micky entonará Nieves de enero como un resquicio de su pasado que se filtra, y como defensa ante el “no exageres mexicano, no hace mucho frío” de Sarita.

El resultado de la pelea de Remu lo hacen tomar una decisión al calor de quien busca redención, esperando que su esperanza y temple no se evaporen en medio de todo el frío pronóstico. Aunado a esto Micky descubre algo sobre el pasado de Sarita que le hacen, cual pugilista, mantener distancia, mientras vemos una secuencia de entrenamiento al puro estilo clásico de la vieja escuela (inevitable no pensar en Rocky IV).

Bayoneta está de regreso y con él sus pocas esperanzas, que defenderá con todo el puño, de regresar a Tijuana; pero algo en la pelea que le pueden devolver algo de su polvorosa gloria lo ponen contra las cuerdas justo en el último round, y que le revelan algo que ya sabía: que en la vida como en el box no puede haber tanta suerte como coincidencias.

Todos los flashback que se fueron asomando a lo largo de la película, culminan en el que esa misma noche Bayoneta tendrá al rememorar de manera completa el episodio de su vida que lo hicieron truncar su carrera, y tener que exiliarse a este páramo de nieve en el que el frío lastimeramente, lo hacen más consciente de todo, y sobre todo, del dolor.

Como posible símbolo de fortaleza o delirio, un alce se le aparecerá de manera fantasmal a Bayoneta en diversos momentos de la historia, dando motivo a la escena final en la que a pesar de ser un poco ambigua, logra transmitir una emoción tanto poética como agridulce, como quien después del último asalto no gana por nocaut, sino sólo por puntos.

El Postre

⋆ ⋆ Puede verla

Viudas (Widows) era el estreno más esperado de este fin de semana, no sólo por el gran elenco femenino encabezado por Viola Davis, sino porque con una mínima pero destacada filmografía, Steve McQueen ha demostrado ser uno de los directores más interesantes visualmente de los últimos años; y que ahora con este su nuevo filme, parecía que imprimiría su sello al subgénero de los heist movies, el cual siempre ha sido dominado por pandillas de hombres.

McQueen es contundente al inicio, en los primeros 10 minutos fulmina de tajo a la camada de hombres para darle entrada a las nuevas protagonistas, ¿por qué no?, de los robos profesionales; así conoceremos a Verónica (Viola Davis), a Linda (Michele Rodríguez), Alice (Elizabeth Debiki) y a Belle (gran debut de Cynthia Erivo); que quieran o no se verán enredadas con el lado sucio y cruel de la mafia y la política, esta última, todavía dominada por el patriarcado hereditario. Así que el robo, en caso de poder lograrlo, será una doble patada a las ‘pelotas’.

Pero el tener que establecer las piezas y estrategias dentro del tablero, hacen que la película se centre más en el drama que en la acción, arrojando cosas interesantes como un plano secuencia en el que oímos un diálogo mientras sólo vemos un auto, dando un toque autoral a un género bien sabido, pero tan fugaz y poco consistente que el ritmo de la cinta parece estancarse y por momentos bambolearse.

Aunque se entiende que McQueen no sigue al pie de la letra el género heist movies, un equilibrio entre acción y drama hubiera podido mantener un poco más atento al espectador que es capaz de disfrutar tanto de la planeación y ejecución de un robo, como del drama político-gansteril con mujeres de por medio; algo que ya estaba logrando McQueen al proponer algo muy distinto a Ocean’s 8: las estafadoras, pero que parece no lograr del todo pese a lo puntillosos apuntes que logra hacer entre la insinuación y lo preciso, y al giro de tuercas que puede sorprender dramáticamente, o verse un poco forzado. Usted decidirá.

La Gula

⋆ ⋆ Puede verla

Locamente Millonario (Crazy Rich Asians) es la estrategia de EU para disfrazar a un género ya tan choteado como el chick-flick, con el velo de lo supuestamente renovado y exótico, así que claro, nada mejor que un viaje al oriente por Taiwán, Hong Kong, Shanghái y Singapur para de paso, cumplir con la cuota de la pluriracialidad; aunque la trama tolere y use el clasismo cuando se habla de proteger los linajes generacionales, para chantajear emocional y moralmente al espectador.

Es una gran producción, con escenarios, vestuario y diseño de arte sumamente suntuosos que la convierten también en una irreal, al menos para el espectador común, película de princesas; o si se prefiere, en un clásico melodrama mexicano en el que chica sencilla pero honesta, se enamora de chico con complejo de Edipo atrapado en su riqueza, logrando hacerle frente a la xenofóbica familia de él, ganándose no sólo su respeto, sino también el anillo maternal que la convierten en la heredera directa del matriarcado familiar.

La película intenta un supuesto equilibrio al proponer historias paralelas en donde nos ‘enseñan’, claro por qué no, que las familias millonarias no son perfectas, que también sufren, pero que siempre tendrán su fortuna para armar una fiesta y no pasarla tan mal. Claro, no podía faltar la escena en la que él corre para alcanzarla antes de que un vuelo de avión la lleve lejos de su vida, porque aunque el chick-flick de seda oriental se vista, gabacho de paca se queda.

El Digestivo

⋆ No se moleste

Si el mismísimo Ridley Scott logró un Robin Hood (2010) apenas aceptable aun con Russel Crowe de protagonista, qué podíamos esperar de un tal Otto Bathurst, reconocido en el mundo de la TV británica, pero que al parecer no entendió muy bien que al cine la rigen otras reglas y fórmulas.

Tratándose de desmarcar de sus predecesoras, Robin Hood (2018) nos avisa que ésta es una historia distinta, (ok, qué original), y lo hace con el recurso más básico: una voz narradora en off. Y aun dándole el beneficio de la duda, este gancho no dura ni 5 minutos al proponer un encuentro absurdo entre Marian y Locksley; corte a: Locksley y Marian teniendo la clásica secuencia de enamoramiento.

Después viene la primera peripecia en la que los amados serán separados (seguido de una buena secuencia de acción), y que servirá para que el futuro Robin conozca al moro (Jamie Foxx) que después lo entrenará y con el que luchará contra el Sheriff de Nottingham. Sin embrago, si Ridley Scott eliminó al moro de su versión, Otto Bathurst hace que Robin al no poder pronunciar su nombre árabe (Azeem Edin Bashir Al Bakir), lo llame anglosajonamente John (pequeño Juan), el cual además será manco; ¿para qué? Nunca lo sabremos.

En resumen, este “nuevo” Robin Hood emplea el modus operandi de Batman, al tener que ser noble de día y justiciero de noche, logrando así ganarse la confianza de los “malos” sin que estos sospechen nada, para después dar el gran golpe y tratar de cambiar Nottingham de la mano de su Valkiria Lady Marian, quien a pesar de todo nunca se le descompone el peinado y el maquillaje.

Con un pésimo guion, una trama nada ingeniosa, personajes simples y acartonados, con una buena producción pero sin lograr ser épica, con un tratamiento del protagonista más como espía que de caudillo, y con un vestuario tan parecido al de Arrow, hacen que éste Robin Hood 2018 se siente más como un capítulo de TV que como una propuesta seria de cine de querer reinventar esta famosa leyenda.

Perdónalos Kevin Costner, no saben lo que hacen.

La Sobremesa

⋆ ⋆ ⋆ Vale la pena

Le dejó el video de las Primeras Impre(ci)siones y el tráiler de Rodando a ti, una comedia romántica francesa que integra el tema de las personas en silla de ruedas:

RODANDO A TI – 22 Tour de Cine Fancés

Primeras Impresi(ci)ones sobre la tercera película del Tour de Cine Francés: RODANDO A TI. Se proyecta todavía hoy 19 de septiembre.

Posted by El Cinéfago on Wednesday, September 19, 2018

 

#BoneAppétit

*Cinefágo: El que tiene el hábito de comer y devorar cine.




No hay comentarios

Añadir más