copa7

Escribe para ti / CAPÍTULO I

Todo empezó con una copa de vino. Estaba sola en el departamento, a su lado las memorias de un pasado que no daba consuelo, los espejismos de un futuro incierto y un presente que lucía desolado, gris y enfermo.

-Estoy sola- susurró

-Estoy sola- dijo…

-Estoy sola- gritó… y rompió en llanto.

Tenía la mirada perdida, los ojos hinchados y la nariz roja de tanto llorar; la observé, quise hundirme en su mirada y descifrar sus pensamientos, sentir su dolor, sufrir con ella, maldecir con ella.

Le recetamos tiempo al tiempo, dieta, ejercicio, vino, y ataques de llanto cuando fuese necesario.

-De amor nadie se muere- le dije- eso te lo aseguro.

-Lo sé- respondió- lo aprendí muy bien la última vez. Es solo que el primer paso es siempre el que cuesta más trabajo. Me hace falta el empujón.

-No hay empujón esta vez, querida. Ahora se trata de ti, de tomar decisiones, de decir “Hasta aquí” y seguir.

-Suena tan sencillo- suspiró.

-Suena a que es necesario, por ti, solo por ti, él ya no está y nosotros, los que te amamos no importamos.

-Pero ¿y nuestra historia? ¿dónde queda nuestra historia?

-Aquí- respondí- Aquí.




No hay comentarios

Añadir más