Cuando termina el diseño, empieza la fabricación

Fotografía: MARÍA CRUZ VELÁSQUEZ

OAXACA, Oax. (sucedióenoaxaca.com).- Cuando el artista termina su diseño, inicia, casi en la penumbra, la labor de estos hombres, fabricantes de mosaicos artesanales.

Lejos de reflectores, de reconocimiento público, del glamour que suele acompañar museos y galerías donde los creadores y diseñadores muestran su obra, un grupo de personas laboran de manera puntual, paciente, precisa, para realizar una por una las piezas que después se unirán en un piso o un muro, conjuntando de manera generosa arte y tradición.

Los magníficos mosaicos oaxaqueños, únicos en el mundo, no solo cumplen la función arquitectónica del revestimiento, además propician un contacto directo, personal, casi íntimo con el arte contemporáneo en espacios públicos y privados.

Esta galería fotográfica sucedió en el taller de Don Cecilio y Don Javier García, padre e hijo, que en alianza con el artista plástico Francisco Toledo, revolucionan y reviven la tradición del mosaico hidráulico que hoy es una tendencia en la arquitectura de interiores.




No hay comentarios

Añadir más