b8b3d2b4dbe66d55c0-image_79_-c-c-1078×719

Teoría de Juegos: El dilema de enterrar la Reforma Educativa

La moneda está en el aire para el gobierno federal: o aclaran la intervención de la policía en los hechos de sangre y fuego ocurridos en Nochixtlán el pasado domingo, y su responsabilidad en los -al menos ocho- crímenes cometidos contra manifestantes desarmados, o bien, la mixteca oaxaqueña se convertirá en el panteón de una de las reformas estructurales en la que más capital político invirtió el gobierno de Enrique Peña Nieto: la Reforma Educativa.

Para la CNTE, el escenario no es menos complejo. Deberá deslindarse de los hechos violentos que han deslegitimado su lucha. Deberá pintar su raya de los grupos “infiltrados” que han causado disturbios en centros comerciales y que también han ocasionado agresiones a comunicadores y periodistas, incluido el crimen cometido contra el periodista Elidio Ramos, asesinado en el municipio de Juchitán de Zaragoza. La CNTE deberá señalar quiénes son estos grupos, dónde y cómo están actuando, y entregarlos a la justicia.

La moneda está en el aire para todos los actores políticos. El gobierno federal ha entrado en un laberinto de explicaciones que intentan justificar un operativo “impecable” el pasado domingo en Oaxaca. Los hechos desmienten estas afirmaciones. Las imágenes de policías haciendo uso de armas letales, en contra de manifestantes desarmados, han dado la vuelta al mundo. Las cabezas de Osorio y Nuño penden de un hilo: la eficacia del diálogo que se abre este día y la rapidez de las investigaciones que den una explicación convincente.

El domingo rojo, un policía grito a su superior, que le ordenaba avanzar sobre la barricada de Hacienda Blanca; “Ahí nos van a enterrar”. Fue el segundo intento de romper el bloqueo instalado en el crucero de San Lorenzo. Atestigüé estos hechos detrás de una malla ciclón, tosiendo por los efectos del gas lacrimógeno. La expresión de este policía incómodo bien puede aplicarse a la Reforma Educativa: “Aquí la van a enterrar”.  Es probable que la entierren; lamentablemente será con una terrible secuela de dolor y tristeza de familias oaxaqueñas.




No hay comentarios

Añadir más