BUSTO DIMAS 02 BAJA

El autor de “Nereidas”, de compositor a presidente municipal

Fotografía: LETICIA PACHECO

OAXACA, Oax. (sucedióenoaxaca.com).- En plena efervescencia política por las campañas electorales que incluyen a candidatos a la presidencia de 153 municipios que se rigen por el sistema de partidos políticos, emerge la figura de Amador Pérez Torres “Dimas”, compositor del afamado danzón Nereidas, quien llegó a la presidencia municipal de su natal Zaachila no por sus dotes o experiencia política, sino por ser un artista encumbrado.

Así lo confirma en entrevista el investigador Rodrigo Cruz Iriarte, del Instituto de Investigaciones en Humanidades de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), quien tras hurgar en archivos, libros y a través de personas mayores de Zaachila, estableció que  durante su mandato municipal, el músico dotó a su tierra de energía eléctrica y promovió la construcción de la carretera a la ciudad de Oaxaca, por mencionar parte de su legado.

-¿Cómo fue que Amador Pérez Torres llegó a la presidencia municipal?

-Una organización de profesionistas integrada por doctores, abogados, maestros que eran de Zaachila pero vivían en la ciudad de Oaxaca, se reunían cada semana para hacer tertulias; preocupados por el atraso social de su pueblo eran gestores ante el gobierno y luego se dieron cuenta que podían imponer presidente municipal. Un día llamaron al “Mayor”, que era una persona muy reconocida, y le pidieron que fuera presidente. Antes de él sólo habían sido presidentes campesinos nombrados en asamblea.

ENTREVISTA DIMAS

Rodrigo Cruz Iriarte, investigador.

Cruz Iriarte recuerda que su padre, Adolfo Cruz Quevedo, fue designado vicepresidente de “Dimas”.

“Yo llegué a ver al ‘Mayor’ cuando era niño. Mi papa fue su suplente  en la presidencia municipal. Él se ausentaba mucho porque tomaba, porque salía a la Ciudad de México a cumplir compromisos, y dejaba vacía la silla municipal. Entonces mi padre se hacía cargo de todos los asuntos del ayuntamiento. Pero aunque nunca estaba o andaba tomando, Zaachila progresó: con él se inauguró la energía eléctrica en 1964, las escuelas tuvieron mucho apoyo, se rescataron bandas de música”.

El recuerdo que conserva de el ‘Mayor’, como se refiere al compositor por haber formado parte del ejército, es de un hombre siempre muy elegante, con su porte de militar, su cachucha, lentes gruesos, su pipa, güero, con zapatos perfectamente lustrados y camisa militar impecable. “Su simple figura inducía respeto. Era muy paciente, muy tranquilo”.

“Dimas”, como se le conocía en el ambiente de los salones de baile a mediados del siglo XX, formó parte del movimiento de expansión del danzón en México,  y era admirado por personajes de la esfera política.

Comenta Cruz Iriarte que fue en la República Dominicana donde un día el presidente de la república Adolfo López Mateos escuchó el danzón Nereidas y preguntó quién era su compositor. Le dijeron que era un tal Amador Pérez Torres, y preguntó si era cubano.  De ninguna manera, es un paisano suyo, oaxaqueño, le aclararon.

IMG-20160126-WA0001 (2)Ahí fue donde bautizaron a Nereidas como “el rey de los danzones” porque si bien el género nació en Cuba, con una mezcla de ritmos africanos y latinos, e ingresó a México por el puerto de Veracruz, el danzón que expone mejor el género es de un mexicano, oaxaqueño, zaachileño para más señas.

-¿En su opinión, cuál es la mejor interpretación de Nereidas?

– Hay miles de versiones, pero para mí, la orquesta de Carlos Campos hizo la máxima interpretación técnica de este danzón. Acerina lo estrenó y lo hizo famoso, pero técnicamente la mejor versión es de Carlos Campos, así lo consideran varios expertos.

Existen otros danzones muy famosos, como Rigoletito, Juárez, Teléfono a distancia, pero el que marca el ritmo del danzón original es Nereidas, tiene, como lo exige un genuino danzón, una parte triste y otra alegre. Hay una parte intermedia donde las parejas se detienen hasta que empieza la parte para bailar.

-¿Dimas era lírico?

-No, él sabía solfeo. En Zaachila han habido muchos músicos que por herencia tocan un instrumento, pero se considera un músico de verdad quien además sabía solfeo. Había la creencia de que los músicos para que fueran reconocidos con letras mayúsculas tenían que aprobar el examen con la Banda de Música del Estado. Cada domingo se invitaba a un solista a que tocara su instrumento y una pieza, el “Mayor” pasó por ese examen y varios más, como Cipriano Pérez Cernas con quien tenía una aguerrida competencia, y mi abuelo, Jacinto Iriarte, también.

Tras retirarse de la vida militar, “Dimas” se dedicó totalmente a la música y fue dos veces director de la Banda de Música del Estado. La segunda ocasión renunció porque, según cuenta una anécdota, se dirigió al gobernador del estado por su apodo, enfrente del presidente de la república.

“En uno de sus libros, narra Guillermo Rosas Solaegui que un gobernador del estado recibió al presidente de la república y lo llevó al kiosco a escuchar a la Banda de Música del Estado, cuando presentaron al director con el presidente, el “Mayor” se dirigió al gobernador por su apodo. Después se dieron cuenta que estaba borracho, porque tomaba mucho. Pasaron unos días y “Dimas” decidió renunciar a la dirección de la Banda en un gesto de disciplina que se impuso él mismo por haber faltado el respeto a la autoridad máxima del estado.

-¿Se sabe exactamente dónde se encuentra la casa donde nació Amador Pérez Torres en Zaachila?

-Muy cerca de donde vivo yo. Vaya, pregunte por la Casa ejidal u Oficina ejidal, cerca se encuentra la casa de la señora Ruperta y Quilino,  ellos tienen una fonda en el mercado. Ahí nació. Mi mamá que tiene casi 90 años me ha dicho, aquí vivió Amador Pérez Torres.

-¿Dónde murió el “Mayor”?

-En la Ciudad de México, y ahí vive su descendencia directa, hasta donde sé ninguno se dedica a la música. Tengo entendido que el día que se develó el busto de Amador Pérez Torres en el parque central de Zaachila acudió una hija suya. Y tiene otros descendientes, Pedro Torres Castellanos y Filiberto Castellanos.

 

 

 




No hay comentarios

Añadir más