Mayra Benitez

Origen de la Guelaguetza y la Diosa Centéotl de Xoxocotlán

VICKY MEDINA*

Xoxocotlán es un pueblo originario cuya fundación se remonta al año 1067. Centéotl viene del náhuatl Centli que significa maíz, y Teotl que significa Dios o Diosa.

Antecedente

Era el 9 de Enero de 1932 y en la ciudad de Oaxaca era notoria la alegría que embargaba a sus habitantes de que después de sesudos estudios y duros trabajos de exploración en el Cerro del Pájaro, el Maestro Alfonso Caso, con su esposa María Lombardo, sus ayudantes que trajeron y personas nativass del pueblo de Xoxocotlán, al fin encontraron lo que tanto anhelaban, los tesoros que por muchos años guardó la Tumba número 7 en el Cerro de Monte Albán, y que mostró al mundo la riqueza en el arte de la orfebrería, medicina, los conocimientos en antropología y el caudal histórico de dos pueblos, cada uno con su propia cultura, zapotecas y mixtecos.

Época prehispánica

Los indígenas de Xoxocotlán, fieles a sus tradiciones heredadas de sus abuelos y padres, subían a mediados del mes de julio al Cerro de la Bella Vista o Daani Nayaaloani, Cerro del Fortín, con el fin de agradecer a sus deidades por la lluvia, por la abundancia.

Las tierras de Xoxo eran regadas por el río Atoyac, subsistiendo de los propios alimentos que campesinos cultivaban; sembraban principalmente maíz, tomate, frijol, calabaza, sandía, melón, alfalfa, miltomate, chile de agua, y ahí venían las guías, los chepiles, ejotes.

En los terrenos de sembradío había una cantidad enorme de árboles que aunque se cortaran y cortaran nunca se terminaban ni se terminaron, por esa razón se sentían agradecidos. Xoxo era autosuficiente y aun así sobraban alimentos para surtir a la ciudad de Oaxaca.

En las faldas o colinas del Cerro de la Bella Vista existía un adoratorio o teocalli consagrado a la Diosa Centéotl, donde también rendían pleitesía con sus danzas y ofrendas a Xilomen, Diosa de los Xilotes o del maíz tierno, pues habían sido prodigas en alimentos con sus hijos. A este festejo también acudían nativos de los pueblos que circundaban Huaxyacac; era la Gran Fiesta de los Señores Nueve Hueytecuilhuitl, que coincidía con la fecha 16 de julio, las cuales duraban ocho días siendo de gran boato y lucimiento.

1521, llegada de los europeos

A los tres años que ya sea encontraban aquí los españoles llegan los primeros frailes y sacerdotes que vienen a cambiar toda la cosmogonía, no solamente de Huaxyacac, también de los pueblos cercanos a lo que ahora es la ciudad capital.

Para terminar con las prácticas idolátricas los frailes, ayudados por guardias desde luego españoles, derribaron el teocalli y construyen el templo de la Santa Veracruz, actualmente iglesia del Carmen Alto. Los sacerdotes empezaron a convocar a los habitantes a los diferentes oficios religiosos, misas, tedeums, rosarios, etc.

En 1932, a raíz del descubrimiento de la Tumba 7, y ante la aproximación de la conmemoración de los 400 años de que Oaxaca había sido elevada a rango de Ciudad la Villa de Antequera, por Cédula Real expedida en la ciudad de Medina del Campo España, por el Rey Carlos Quinto de Alemania, y firmada por la Reina Juana,  el pueblo oaxaqueño se encontraba todavía un poco triste, no se reponían del tremendo susto que causó el temblor del 14 de Enero de 1931.

El gobernador del estado, el Señor Francisco López Cortés, preocupado por levantar el ánimo de los habitantes, convocó al pueblo, a intelectuales, artistas y a oaxaqueños expertos en estas cuestiones,, quiénes le presentaron la idea de realizar un Homenaje Racial.

¿Cómo lo iban a hacer? Invitando a las autoridades de cada una de las regiones del estado, para que trajeran el 25 de Abril del año en curso, hasta el Cerro del Fortín, una representación de hombres y mujeres con sus vestimentas tradicionales su música, sus cantos, versos, productos de su región, la gastronomía, para ofrecerle como Guelagueza  a la ciudad capital.

La Guelaguetza, que es ofrenda, fue el regalo para la ciudad de Oaxaca en su aniversario 400. Nadie dijo que no, todos aceptaron y refieren las crónicas que fue la tarde de fiesta más hermosa y esplendorosa con la presencia de los Distritos que se presentaron que fueron; Juchitán de Zaragoza, Zaachila y Sierra Norte. Todavía no se les llamaba Delegaciones.

Para cerrar con broche de oro esa magnífica fiesta, la señorita Margarita Santaella fue nombrada Señorita Oaxaca, tomando su Cetro, del cual pendían listones de colores, y se despidió amablemente del pueblo en medio de una ovación.

Xoxocotlán

El Comité Organizador del Homenaje Racial mandó una invitación al presidente municipal de Xoxo, que en ese año era el señor Sebastián Tiburcio, para que nombrara a una señorita de la población, esto con motivo del descubrimiento de la Tumba 7 y, considerando que la mayor parte del cerro de Monte Albán se encuentra asentado en este municipio, para que representara a la Diosa Centéotl. Este nombramiento recayó en la persona de la señorita Estela Bartolano Soto.

Por fuentes fidedignas y tradición oral, se sabe que la señorita Baratolano no aceptó la invitación para ir a la Cd. de Oaxaca, pero que para que este acontecimiento no pasara desapercibido, las autoridades le organizaron un festejo local y el pueblo de Xoxo tuvo el gusto de ver pasear a su Diosa Centéotl en una carreta muy adornada por las principales calles. Me platicó mi señora madre, profesora Alicia Medina Matías (1923-2014), que la señorita Estela era bastante agraciada, pues la naturaleza no escatimó sus atributos femeninos.

La señora Rafaela Medina Velasco (1923- 2015) comentó alguna vez en las Tertulias que organizó el grupo “Memorias de Xoxo”, que ese día la señorita Estela lució algunas de la joyas del tesoro de la tumba 7.

Me es grato mencionar que Xoxo es un pueblo celoso, muy celoso, de sus tradiciones y costumbres que no ha perdido su estirpe generacional. Existen familias que aman la tierra que les vio nacer y quieren seguir preservando su identidad cultural.

Por ello, mi más grande reconocimiento a la familia Benítez Ruiz, al enaltecer el nombre de Xoxocotlán con la participación de su hija, la señorita Mayra Jazmín Benítez Ruiz, en el concurso para elegir a la Diosa Centéotl 2022, convocado por el Gobierno del Estado a través de Secretaría de las Culturas y las Artes de Oaxaca (Seculta).

¡Felicidades Mayra Jazmín!

*Vicky Medina es una entusiasts promotora cultural de Santa Cruz Xoxocotlán



There are no comments

Add yours