rs3072050_dig-2018-07-01-23-00-161-lpr_crop1612237042954.jpg_1902800913

2021: por quién votar, por qué, para qué; el voto útil y el #NoConMiVoto

1.- La polarización política ha dañado las elecciones. La alianza PRI-PAN-PRD-COPARMEX-Embajada de EE. UU. ha revivido el voto útil a su favor, que sería algo así como “el voto tapándose las narices” para no percibir olores nauseabundos. Morena ha revelado el voto conspirativo en su contra.

Hay dos variantes:

Una: Morena está invocando el voto útil a su favor con los mismos argumentos que la alianza opositora: los malos están del otro lado. Y puede tener razón: la COPARMEX y el mundo de la derecha empresarial, el apoyo de oficinas de la embajada de EE. UU. que son brazos ocultos y no tano de la CIA y la restauración del neoliberalismo salinista.

Dos: el voto definido con claridad por el escritor peruano-español Mario Vargas Llosa a partir del escenario polarizado de Perú: un populista y una expopulista arrepentida, hija nada menor que del temible Fujimori que está en la cárcel por delitos mayores. La frase justificatorio del intelectual es impecable: “no vamos a elegir personas, vamos a optar por un sistema”. El problema en México es que las opciones Morena o Alianza Opositora son variantes del mismo sistema.

2.- Entre dos opciones malas, la tercera que se puede optar es una apuesta mayor: reventar el sistema/régimen/Estado/Constitución: la abstención activa, Se espera que el domingo vote el 60% del electorado, una media de elecciones anteriores. El 40% de abstención es ya aceptado. ¿Pero qué ocurriría si la abstención sube a 80% como una protesta contra el aquelarre en que han convertido al país los partidos registrados? Sería una severa crisis de legitimidad.

En la novela Ensayo sobre la lucidez el escritor portugués José Saramago ofreció el mundo distópico de electores contra el sistema: en una elección local se abstuvo el 70% del electorado; y en una segunda vuelta forzada esa abstención subió a 83%. La crisis política de un repudio electoral de la sociedad a los candidatos del sistema de representación política seria un llamado de atención a una reforma real de sistema/régimen/Estado/Constitución.

La idea comienza a rondar: #NoConMiVoto.

3.- El expresidente Felipe Calderón está en lo suyo: pidió la declinación de candidatos sin posibilidades a favor de la Alianza Opositora Por México. Fácil: de ahí a la candidatura presidencial de Margarita Zavala en 2024 y todo será cuestión de coser y cantar.

4.- La Alianza Opositora promovida por COPARMEX, el empresario salinista Claudio X. González y oficinas de la embajada de EE. UU. financiando fundaciones criticas a Morena será un fracaso por varias razones: depende del PAN, el PRI no ha colaborado y el PRD está a la pepena de votos útiles. Morena llegaría a las elecciones con tendencia de 40%, PAN y PRI cada uno debajo de 17%.

Es tanta la expectativa de una mayoría absoluta opositora como la de 1997 que su fracaso será desalentador para 2024. Pero la Alianza explotó de mala manera el ánimo anti AMLO de un sector de la sociedad que no es mayoritario. Y si Morena logra construir una mayoría absoluta de más de 51%, su victoria será mayor.

En los hechos, hay indicios de que no variará el reparto electoral legislativo de 2018.

5.- Al presidente López Obrador le faltó un dirigente estratégico en Morena, pero su decisión fue calculada: centrarse en la prioridad de la mayoría absoluta en el Congreso sin ceder a tribus morenistas y dejar al lado las gubernaturas. Al final, todos los gobernadores se someten al centralismo presidencialista que fundó el PRI y que el PAN aprovechó en sus presidencias de 2000-2006 y 2006-2012. Peña Nieto puso en práctica su revisión del presidencialismo-caudillista de Alvaro Obregón de su tesis de licenciatura, aunque el genio del presidencialismo-institución fue Plutarco Elías Calles.

  1. Estados con elecciones sorpresas de última hora: Sinaloa, Guerrero, Michoacán, Tlaxcala, Zacatecas y Baja California.

7.- Para los que ven demonios en cada mirada: el enfoque marxista de José Revueltas arrojo una teoría del Estado mexicano que pudiera acomodar así varias frases: el Estado mexicano no es totalitario, sino total y totalizador y su fuerza depende en el control total de las relaciones sociales en el partido-sistema.

8.- Al final, los resultados electorales el domingo 6 van a cambiar las cosas… para que sigan igual.

 

-0-

 

Política para dummies: La política es la antítesis de las pasiones del poder.

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

—30—



There are no comments

Add yours