67197250_2274904312760601_9015555199514705920_n

Elisa Zepeda: Cuando la justicia se vuelve agua entre las manos

SOLEDAD JARQUÍN

OAXACA, Oax. (sucedióenoaxaca.com/vía SEMMÉXICO).- Elisa Zepeda Lagunas no descarta que la liberación de Miguel Ángel Peralta Betanzos, quien ya había sido sentenciado a 50 años de cárcel, podría responder a sus acciones como diputada local de Morena.

Lo he pensado, dice en entrevista a SemMéxico, sin embargo, también sostiene que hubo una campaña mediática para liberar a uno de los detenidos quien habría asesinado a su hermano Manuel Zepeda y a Gustavo Estrada, así como por las lesiones a su madre y a ella a quienes sus agresores dieron por muertas, la quema de su vivienda, la de su padre y de otras mujeres la mañana del 14 de diciembre de 2014 en Eloxochitlán de Flores Magón, cuando estaba por iniciar la elección del alcalde. 

Ese día, recuerda, había acudido a la plaza principal junto con un numeroso grupo de mujeres de la Alianza para el Desarrollo Integral Comunitario para asistir a la elección del alcalde –no del presidente municipal, aclara-. Su intención era apoyar a uno de los candidatos porque tenían en puerta un proyecto de vivienda para mujeres y uno de los requisitos era acreditar la tenencia de la tierra, tarea de quien funge como alcalde.

Frente a los hechos, donde las pérdidas fueron para su familia, asume que hay actores dentro del poder Ejecutivo y Judicial interesados en dar protección a sus agresores bajo la trama de una verdad que no concuerda con la realidad vivida.

Dice que el lunes por la noche, habitantes de Eloxochitlán le llamaron: “¿Elisa qué está pasando? Los de allá abajo nos quieren intimidar”. Estaban quemando cohetones. A esa hora desde el juzgado ya habían mandado la boleta de libertad de Peralta Betanzos a la Secretaría de Seguridad Pública, puesto en libertad por la mañana del martes 15. Una acción festinada por los mismos medios que le dieron cobertura a los asesinos de su hermano, dice.

Elisa Zepeda Lagunas lamenta la forma en que se orquestó la campaña mediática y lamenta aún más la forma en que una periodista le pidió una entrevista, pues supuestamente buscaba conocer su opinión sobre la propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador sobre la intención de cambiar el nombre de Sierra Mazateca por Sierra Hermanos Flores Magón, tema que pasó a segundo término rápidamente, cuando luego preguntó sobre los hechos del 14 de diciembre de 2014, y ella le contó. Hasta que leyó la entrevista, su versión, ahí se percató que incluso esa periodista había viajado a Eloxochitlán para entrevistar a su padre y a otras personas, arguyendo supuestas contradicciones entre sus declaraciones de prensa y lo dicho en el expediente, es decir, tuvo acceso al expediente.

Después se desencadenan otras publicaciones defendiendo a Miguel Ángel Peralta Betanzos, con una historia distinta a la ocurrida aquel día, una historia que los agresores fabricaron, dice.

«Esas publicaciones han provocado que ante la opinión pública quienes éramos víctimas seamos hoy victimarios y que los victimarios sean víctimas», dice mientras muestra dos breves videos donde ella y su madre son llevadas a un vehículo, ella con la cabeza ensangrentada, tras recibir golpes con palos y haber sufrido heridas con machetes.

Ahora, agrega, la historia la han contado los Betanzos a su manera, reitera. Pero las víctimas fuimos nosotras, mi hermano Manuel y Gustavo, estos dos últimos asesinados. Su hermano fue sacado de su casa, arrastrado desnudo y muerto a golpes en plena plaza pública, en un ataque que ha dicho fue encabezado por el presidente municipal en ese momento, Alfredo Bolaños Pacheco, quien junto con su asesor Jaime Betanzos Fuentes llegaron hasta su casa aquella mañana.

«Conocemos la historia, en febrero pasado hicieron lo mismo, al liberar a cuatro de ellos, pero nuevamente fueron puestos en prisión porque tenían otra orden por la tentativa de homicidio en contra mía, fue muy simular a lo que ocurrió entre el pasado domingo y lunes. Resuelven en la tarde, las boletas de liberación se hacen durante la madrugada y en la tarde ya estaban por ser liberados, ahora es exactamente lo mismo.

«No tengo ninguna duda, sé que ellos fueron responsables, por eso no tiene explicación la liberación de Miguel Ángel Peralta Betanzos, es sin duda una decisión arbitraria del Tribunal Superior de Justicia, a pesar de que la presidenta María Eugenia Villanueva Abraján asegure que ella no tiene nada que ver, incluso agrega más adelante, la secretaria ejecutiva tampoco sabía de lo que se trataba y que se estaba enterando por la propia diputada que le había solicitado información sobre lo que estaba pasando.

Para la hoy diputada de Morena no hay duda sobre la participación de Miguel Ángel Peralta Betanzos, en los hechos donde fue brutalmente agredida y su hermano fue asesinado al igual que Gustavo Estrada.

Lo vi, sé que fue él, lo conozco desde que éramos niños, lo puedo identificar perfectamente y estaba entre los principales agresores. Por ello, insiste que no existen razones reales para su liberación.

El 14 de diciembre de 2014

Zepeda Lagunas recuerda que el 14 de diciembre de 2014, más de cien personas armadas con palos y machetes, lanzando cohetones se presentaron en el parque de la población donde se encontraba con el grupo de mujeres. Las mujeres corrieron, ella se quedó junto con otras personas pensando que se calmarían, pero cuando comprendió las intenciones de estas personas ella se escondió en una tienda cercana.

Los agresores llegaron hasta la tienda, tenían la orden de no dejarla escapar. Solo escuchaba “busquen a Elisa”. Cuando la encontraron la llevaron al parque donde al menos 40 hombres la golpearon y Jaime Betanzos la amenazó en varias ocasiones: “Hasta aquí llegaron tus sueños, pendeja, no te vuelvas a meter en los asuntos del pueblo”. Entre las lesiones que le ocasionaron fue un machetazo en la cabeza.

Desde entonces han pasado cuatro años y cinco meses de desgaste para probar los hechos, lo que llevó a la detención de quienes asesinaron a dos hombres y agredieron tanto a ella como a su mamá, quienes se salvaron porque las dieron por muertas.

«Para mí ha sido como una eternidad para que la justicia llegara y ahora lo que encuentro es total impunidad, y detecto que hubo incidencia por parte de los responsables de los tribunales”, por lo que apelará la decisión que han tomado con la sentencia absolutoria de Miguel Ángel Peralta Betanzos, pues esto podría ocurrir con las otras cinco personas que están detenidas y procesadas.

En una carta pública, el pasado martes 15, la diputada Elisa Zepeda señala: 

“Frente a mis ojos la justicia se desvanece en Oaxaca, estos mismos ojos que vieron el asesinato de Gustavo Estrada y de mi hermano Manuel Zepeda en diciembre del 2014 en Eloxochitlán de Flores Magón”.




There are no comments

Add yours