DSC05942 (2)

Después de 15 años de residencia en Oaxaca

MAURICIO CERVANTES* / Fotografía de la obra: Ricardo Audiffred

Amigos entrañables como Adán Paredes, Raúl Herrera o Fernando Gálvez de Aguinaga fueron detonadores capitales que me animaron a migrar de la Ciudad de México, un 29 de Febrero de 2004.

A punto de llegar a cuatro ciclos marcados por los bisiestos, la lista de hermanos, cómplices y colegas, durante mi residencia oaxaqueña, ha llenado de tantas anécdotas mi vida que el espacio para verterlas aquí, o acaso para nombrar a sus personajes más insignes sería insuficiente.

De mis hermanos de ese período, el más amado, Gandalf Gavan, ha partido ya hace un lustro. Nada puede paliar y mucho menos sustituir a los duendes, brujas y magos que se van quedando en el camino.

Pero nunca he sido más feliz, que a partir de conocer de entre todas las brujas, a la mayor: a Dana. Con ella Oaxaca tomó para mí una dimensión inimaginable. De esta prodigiosa tierra recibiríamos, gracias a nuestro encuentro, un trozo del mismo sol: encarnado en un niño con nombre de León, concebido en Cabra y parido bajo la luz del Mono de Fuego.

Ahora que es hora de migrar como familia, con Dana y con Aslan, nos llevamos de Oaxaca un imaginario caleidoscópico, en el ADN los maíces que nos han nutrido y en el corazón, el latir de las calendas con las que hemos danzado.

Para honrar esas memorias, cada rincón andado por sus siete regiones, a nuestros amigos, a nuestros hermanos, he reunido el ramillete de imágenes que aparecen en el presente cuaderno.

Que los manes que subyacen en sus colores nos acompañen para dejar con agradecimiento los Valles Centrales, antes de atravesar el último umbral oaxaqueño: el de sus Vinigulasa –los pobladores del país de las nubes– para comenzar nuestra nueva jornada en las tierras orientales del Mayab.

Originales múltiples sobre baldosas hidraúlicas, de Mauricio Cervantes.
Bicicleta.
Langosta.
Ocelote.
Murciélago.
Flamenco.
Ranas.

*Mauricio Cervantes es un artista contemporáneo nacido enla Ciudad de México, y fue durante 15 años habitante de Oaxaca la #CiudadDeLosArtistas, donde creó el concepto Matria y promovió desde el arte la conservación de las abejas, entre mucho otros trabajos creativos. Estos originales múltiples sobre baldosas hidraúlicas fueron realizadas en Arte y tradición, taller de los maestros Cecilio y Javier García. Gracias maestro Mauricio por dejar tu huella por estas tierras.




Hay 3 comentarios

Añadir más
  1. Neil Armstrong

    Que buena marihuana se fuman, no se como llaman arte a algo tan feo. ¿Dónde quedaron los verdaderos artistas con grandes capacidades técnicas?

    Es una lástima que la pintura y la escultura en lugar de evolucionar, esté involucionando.

    Oaxaca tan importante y tan rica en historia y cultura no se merece pseudo manifestaciones de este tipo.

    Viva Juárez pero sobre todo Viva Don Porfirio Díaz


Publicar un nuevo comentario