tomasita

Esperó Tomasita 74 años para ver a San Carlos Yautepec en la Guelaguetza

ÁNIMAS TRUJANO, Oax. (sucedióenoaxaca.com).- Tomasa Peralta Rosales, la maestra Tomasita, como le llaman cariñosamente sus paisanos y paisanas, ha tenido que esperar 74 años para lograr ver a su pueblo, San Carlos Yautepec, en la Guelaguetza.

En 1945, cuando ella tenía ocho años, estuvo a punto de bailar el Jarabe Carleño en el Lunes del Cerro del Cerro, acudió junto con la delegación de su comunidad al pie del templete esperando su turno de subir al escenario, pero ese momento no llegó.

«Yo era una niña de 8 años», recuerda. «Nos trajo para bailar el presidente municipal de San Carlos Yautepec, don Efrén Jarquín Rebollo, pero creo que no estábamos en una lista, o ya no alcanzamos a pasar, no sé qué pasó exactamente, pero no pudimos bailar», platica entre nostálgica y estusiasta.

Tomasita cumplirá 82 años este 2019, y por fin se hará realidad su deseo al ver por primera vez a la delegación de su querido San Carlos Yautepec en la Rotonda de la Azucena, como se le llamaba antiguamente al auditorio Guelaguetza.

Muestra la letra del Corrido de San Carlos Yautepec, que ella canta.

Ataviada con su enagua tableada, su blusa de cajón tejida, su mascada al pecho y su rebozo de bolita, a la usanza antigua de su tierra, Tomasita comenta que para ella es un orgullo y un gran gusto que se presente la Delegación del Fandango y el Jarabe Carleño el próximo lunes 29 de julio, en la edición matutina de la Guelaguetza

Afincada desde hace algunos años en Ánimas Trujano, municipio cercano a la ciudad de Oaxaca, para estar mejor atendida luego de un accidente que le dejó una lastimadura en la pierna, la profesora Tomasita se declara una «yautepecana de corazón». Incluso comenta que le gusta cantar el Corrido de Yautepec que compuso el profesor Fidel Gómez, a quien flechó una yautepecana y se quedó a vivir en el pueblo.

Volviendo a su infancia, relata que en 1945, cuando estuvo a punto de participar en el Lunes del Cerro, viajó junto con la banda de música y las señoritas de la Delegación. Caminaron desde San Carlos hasta El Camarón para tomar un autobús proveniente de Tehuantepec que les trajera a la ciudad de Oaxaca.

«Nos hospedaron en el Hotel Francia. Al día siguiente el presidente nos llevó a almorzar donde mostró una tarjeta, y luego nos fuimos a la Rotonda de la Azucena, pero tocó la mala suerte que ya no pasamos. Pero ahora sí. Para mí es un gusto que ahora sí se logró que se presente el Jarabe Carleño», dice emocionada.

Ataviada como toda una carleña.

La maestra Tomasita ingresó al magisterio terminado su instrucción primaria, recorrió varias localidades del estado como profesora hasta que llegó a San Carlos Yautepec, donde prestó el servicio educativo durante 18 años, para luego jubilarse.

Orgullosamente se dice esposa de un campesino, dedicado a la siembra del maíz y el maguey, con el cual ganaba suficiente dinero para obsequiarle costosas alhajas como la medalla que porta durante la entrevista.

«Eramos pobres, pero cuando empezó a trabajar el maguey, vendía una camioneta de maguey, con unas piñas muy grandes y me compraba una cadena; otra camioneta de maguey, mi medalla», comenta satisfecha.

Aunque no podrá acudir al auditorio Guelaguetza para ver a la Delegación de San Carlos Yautepec el próximo Lunes del Cerro, Tomasita aguardará en un sillón de su casa para aplaudirles desde a lo lejos, frente a una fría pantalla de televisión, pensando que es ella misma quien ejecuta el Jarabe Carleño que hace 74 años, por azares de la vida no pudo bailar.




No hay comentarios

Añadir más