DON HÉCTOR PÉREZ LEÓN

Amador Pérez “Dimas”, aficionado a la pelota mixteca y bailador de danzón

Fotografía: CARMEN LETICIA PACHECO

VILLA DE ZAACHILA, OaX. (sucedióenoaxaca.com).- El compositor del llamado “danzón de danzones”, Nereidas, Amador Pérez “Dimas”, se desterró muy joven de su natal Zaachila, pero entre sus familiares cercanos permanecen algunos recuerdos de sus visitas esporádicas a ésta su tierra, y especialmente de la época en que fungió como presidente municipal, por el año 1962.

Don Héctor Pérez León, de 75 años, sobrino del “Mayor Pérez”, como también se le decían sus allegados, por su trayectoria en la milicia, recuerda a su tío como un hombre sencillo, “corriente”, dice, a quien le gustaba presenciar el juego de pelota mixteca, y dio muestras de ser no solo un gran compositor de danzones, sino también un consumado bailador de los mismos.

Héctor Pérez León, originario del Barrio del Niño, de oficio carnicero, o “tocinero”, como se cataloga a sí mismo, es hijo de Policarpo Pérez Torres, hermano del afamado autor de danzones, también militar.

Relata que cuando Amador Pérez “Dimas” retornó a Zaachila para hacerse cargo de la presidencia municipal, él era un muchacho al que le gustaba jugar pelota mixteca, y se ufana de haber sido uno de los mejor “saques” del equipo de su pueblo.

img-20160126-wa0001-2“Cuando él era presidente yo jugaba la pelota mixteca y le encantaba ir a ver el juego con un padrino mío, Francisco Martínez, “Pancholín”, dueño de los autobuses por ese tiempo, con quien mi tío andaba así –dice juntando los dos dedos índices-. Yo no tenía dinero para apostar y mi padrino ponía mi entrada, porque había que poner 500 pesos de aquellos años para poder jugar”.

Rememora que debido a que tenía muy buen “saque”, una vez le ganaron 5 partidos al equipo del pueblo vecino de Amatengo, quienes los retaron a ir a su comunidad por la revancha.

“Mi tío oyó que dijeron que nos iban a ‘pegar’, y me dijo: vamos sobrino, yo voy a llevar al ejército por si se ponen pesados, porque él pensaba que nos iban a golpear, pero lo que ellos querían decir es que se iban a desquitar de la derrota que les dimos”,

Aunque “Dimas” tenía capacidad económica para comprarse una casa, prefirió rentar una durante los tres años que fue presidente municipal. Tiempo durante el cual dio algunas clases de música en Zaachila y dirigió a la Banda de Música del Estado, comenta su sobrino.

DON HÉCTOR PÉREZ LEÓN 2

Don Héctor Pérez León con su hija y su nieta.

“Rentaba casa cuando vino a vivir como presidente, después, ya que terminó su servicio, se fue de nuevo a México y  volvía de vez en cuando, pero yo también me fui a México y le perdí la pista”.

Dice don Héctor que en Zaachila se sabía poco de su fama como músico y compositor dentro y fuera de México, y fue hasta cuando despachó en el palacio municipal cuando mucha gente se enteró de quién era, sin embargo, Amador Pérez siempre se mostró como un hombre amable y sencillo.

“Era muy tranquilo, no se sentía grande, era común y corriente platicaba con todo mundo. Nunca se creyó de lo que era. Era una persona muy sencilla. A mí me tocó verlo cómo bailaba danzón.  Yo también bailé mucho; me gustó mucho el baile. Pero ahora no puedo ni caminar. Tengo un problema que me da como un airón, se me oscurece la vista y me caigo”.

Existe una versión sobre el origen del danzón Nereidas, que señala que se trató de un encargo por parte del dueño de un centro nocturno que llevaba el nombre de las cincuenta ninfas del mar, hijas de Nereo y de Doris, según la mitología griega.

Don Héctor afirma que su tío Amador platicaba que le puso como nombre Nereidas a su danzón porque tuvo una novia que quiso mucho con ese nombre. “Por ahí se inspiró pues”.

Por último, lamenta que en Zaachila no exista una tradición de bailar danzón como en otros lugares.

“Aquí casi no hay danzoneros, vienen de la ciudad de Oaxaca y hacen programas algunas veces, pero en la Casa de la Cultura que llamen a bailar, o que se junten en el parque, eso no. Yo creo que estaría bien que estimularan a la gente para hacer de esa forma un homenaje a mi tío Amador”.

-¿Qué siente usted al ser familiar de un compositor tan afamado y querido?

-Claro que me siento orgulloso porque es un familiar muy cercano. Me acuerdo que una vez vino a tocar Acerina y su danzonera a Zaachila y uno de la orquesta dijo en el micrófono: que alce la mano si esta algún familiar por aquí de Amador Pérez “Dimas”, y como estaban regalando discos, muchas personas decían yo, yo. Pero en realidad mi tío sólo tenía dos hermanos, mi papá y una hermana.  Hemos querido reunirnos, realmente somos pocos, vamos a ver si nos juntamos un día para tratarnos como familia.




No hay comentarios

Añadir más