DSC_0012

Soy lo contrario a José Luis Cuevas: Víctor Robinson

SANTA CRUZ XOXOCOTLÁN, OAX. (sucedióenoaxaca.com).- Ir de uno a otro extremo parece ser una constante en la vida de Víctor Robinson. Nacido en Guelatao de Juárez, en las frías montañas de la sierra de Oaxaca, ahora pasa temporadas en las playas de Acapulco cuyo clima, dice, le sienta bien a su pintura.

En vez de inclinarse por la música, dada la influencia que ejercieron en su infancia las bandas de aliento así como Jaime Luna con la trova serrana y Lila Downs, optó por estudiar en el Taller Rufino Tamayo, en la ciudad de Oaxaca, y se puso a pintar.

También es licenciado en Ciencias de la Comunicación, con especialidad en Emotional branding. Y aunque se dedica al glamuroso mundo de la publicidad con gran éxito, suele comportarse como la “oveja negra” dentro de su gremio en la Asociación Nacional de Publicidad, porque está a favor de que las empresas compartan sus beneficios para generar bienestar social.

Frío y estratégico al momento de posicionar marcas e investigar los mercados, muestra sensibilidad cuando realiza campañas sociales, como la que desarrolla ahora con el artista plástico Francisco Toledo, en contra Monsanto y el maíz transgénico.

Bueno, hasta en su pintura une ahora los extremos que representan las culturas de Japón y México, en un óleo de una mujer asiática que por encima del kimono lleva un tradicional rebozo.

Así es Víctor Robinson, un oaxaqueño en constante movilidad no sólo geográfica, sino también profesional, creativa, a veces hasta emocional, que transita de un extremo a otro de la vida pero que, asegura, no pierde el rumbo porque conserva los valores de la “comunalidad” que aprendió desde la infancia.

En vísperas de su participación en una muestra textil y pictórica que fusiona las culturas de México y Japón, que abre este  jueves 27 de noviembre a las 19:00 horas en el centro cultural Casa Lamm, en la Ciudad de México, el también conferencista y entusiasta bailador de salsa, como lo revela su cuenta de Facebook, respondió a las preguntas de Sucedió en Oaxaca.

Parafraseando la sentencia bíblica que reza “por sus frutos los conoceréis”, aquí vale decir que a Víctor Robinson “por sus respuestas lo conoceréis”. O, también, podría aplicar el dicho “el león no es como lo pintan”. ¿Será?

-¿Nunca le amarraron las manos de chiquito?

-No, pero sí me pegaban con una manguera.

-¿Calladitas se ven más bonitas?

-Me encanta que platiquen.

-¿Todos los pintores son tan machos como José Luis Cuevas?

-Yo soy todo lo contrario.

-¿Cuándo fue la última vez que fue a una farmacia?

-Mmm… Hace muy poco.

-¿Del mar sólo le atraen los bikinis?

-Seee. Definitivamente.

-¿Modelaría para Tunick?

-Sí, pero me gustaría ir solo, ja ja ja, no con tanta gente.

-¿La vida es un carnaval?

-Totalmente.

-¿Cuándo fue la última vez que fue al cine y qué película vio?

-No me acuerdo qué película fue la última que vi. ¿Cuentan las piratas? Ja ja ja.

-¿Le gustan los autos antiguos?

-Me encantan. Me encanta su textura y lo que hace el tiempo.

-¿Desayunaría con un candidato en campaña?

-Lo hago seguido, ja ja ja, ya me acostumbré, es parte de mi trabajo.

-¿Con quién jamás se tomaría una copa?

-Con Paquita la del Barrio.

-¿Cuándo fue la última vez que se sintió niño otra vez?

-Trato de sentirme niño todos los días…. Soy un niño todos los días.

-¿Qué le diría al hombre más rico del mundo?

-Que para qué quiere tanto dinero. No se va a llevar nada y hay mucho que puede hacer y se va a ganar el cariño y el respeto de la gente.

-¿Da limosna a los pobres?

-Siempre que puedo lo hago, y no solo a los pobres, siempre que puedo apoyar a alguien, lo hago.

-¿Qué le provoca insomnio?

-Pensar demasiado en el futuro.

-¿Cuándo fue la última vez que lo abandonó la inspiración?

-Creo que ella nunca me ha abandonado; yo la abandono a ella.

-¿Picasso o Modigliani?

-Picasso. Totalmente.

-¿Dios nunca muere o Desde que te conocí?

-Desde que te conocí.

-¿Whisky o mezcal?

-Mmmmezcal. Es más efectivo.

-¿Llegó a pensar que un día en México habría bodas gay?

-Sí. Era algo de esperarse.

-¿Cómo se lleva con su teléfono celular?

-Es demasiado aprehensivo. Es más aprehensivo que una mujer.

-¿Ha ligado en Facebook?

-Ah… eh… mmm… de vez en cuando. ¿Cuándo? ¿Esta semana? Ja ja ja .

– ¿A quién le gustaría pintar, hacerle un retrato?

-A mi madre.

-¿En qué lugar le gustaría vacacionar o descansar?

-Conmigo mismo.

-¿Cuándo fue la última vez que lo dejó un avión?

-Siempre estoy a punto de que me deje el avión, así, ya para despegar, lo alcanzo, pero jamás me deja.

-¿No se le va el avión?

-No se me va el avión. Ja ja ja.

-¿Algo más que quiera agregar?

-¿Cuánto mido? Ja ja ja. No, nada más. Gracias.

-¿Quiere agregar de qué número calza?

-Ja ja ja, eso depende, ja ja ja… Lo necesario para ser suficientemente atractivo. Ja ja ja




No hay comentarios

Añadir más