yalalag

Arte y fe en los trajes indígenas de la Guadalupana

OAXACA, Oax. (sucedióenoaxaca.com).- La primera idea que vino a la mente del «Padre Uvi» cuando vio un cuadro de la Virgen de Guadalupe con traje indígena fue: «La Virgen hace suya nuestra cultura».

El clérigo Wilfrido Mayrén Peláez, a quien se le conoce sencillamente como el Padre Uvi, párroco del barrio de Xochimilco de esta ciudad, dice que no pudo resistirse al deseo de contar con una de estas obras con el traje de su tierra, Pinotepa de Don Luis, el de la mujer mixteca con su enredo teñido con caracol púrpura.

«Vestir a la Virgen de Guadalupe de mujer oaxaqueña, con los trajes regionales, para mí, desde el punto de vista artístico, es una maravilla, es haber entendido el mensaje más profundo en el suceso guadalupano: la madre de Dios que desde cada cultura se hace presente. Es como si nos dijera: Los acompaño desde su cultura, su historia y su tradición», expresa el sacerdote.

Guillermo Rito, autor de las imágenes intervenidas de la Virgen de Guadalupe, reacciona soprendido ante las palabras del Padre Uvi, pues dice que cuando inició la serie de obras que incluye trajes de las ocho regiones del estado, su única intención era homenajear a su madre, con un traje de tehuana, y a través de ella a la mujer oaxaqueña.

Originario de San Blas Atempa, hijo de madre zapoteca, Guillermo Rito comenta que concibió la idea de vestir a la Guadalupana con el traje de la mujer mazateca, mixteca, chinanteca, mixe y china oaxaqueña, entre otras, pero antes de realizarlo pidió permiso a las autoridades eclesiásticas de la Basílica de Guadalupe en la Ciudad de México.

Lo único que le aclararon que no podía modificar era el manto de la Virgen, por su simbolismo religioso y ritual, que representa el universo y la protección.

«El artista Guillermo Rito interpreta a través de estas obras la mejor adaptación que se puede hacer de un acontecimiento religioso, que Dios se revela a todas las culturas con respeto, a través de la cual Dios nos dice: Yo no desprecio las culturas, no desprecio a los indígenas, a los pobres, al contrario, ahí, en ellos, estoy en la fraternidad, la hospitalidad en todos esos valores que encontramos en la gente de los pueblos indígenas», señala el Padre Uvi.

Y aclara: » Yo no expreso mi opinión a nombre de la iglesia, lo hago como persona y como sacerdote; expreso mi opinión y digo que este trabajo es justamente de las mejores expresiones artísticas que a alguien se le pudo haber ocurrido porque justamente lo que la Virgen quería era que la palabra de Dios se inculturara, por eso eligió a un indígena, para manifestarse, no eligió a un obispo».

E ilustra un poco sobre la simbología de la vestimenta orignal de la Virgen de Guadalupe, y la de las comunidades indígenas de Oaxaca:

«Toda la vestimenta original con la que se apareció la Virgen tiene que ver con un sincretismo entre la cultura indígena y los símbolos bíblicos. Y la vestimenta indígena no es solamente un arte, nuestra gente cuando borda una blusa, un huipil está dando a conocer un mensaje también. Ahí hay similitudes, los atuendos indígenas contienen una especie de códice que revela un mensaje. Y obviamente por eso no desentona el trabajo del maestro Guillermo Rito, creo que se actualiza el acontecimiento guadalupano».

Guillermo Rito, quien a lo largo de su trayectoria artística ha realizado estancias en Nueva York y en Reikiávik, Islandia, trabaja en su serie de vírgenes oaxaqueñas con una técnica mixta que incluye fotografía, litografía, transferencia en papel algodón, giclee, e intervención con óleo y hoja de oro.




No hay comentarios

Añadir más