SAN FELIPE TEJALAPAM

En medio de la pandemia nació la Banda Filarmónica de Tejalapam

Yeti, no todas la palabras

condenan a muerte.

Heredamos la esperanza,

regalo del olvido.

Verás cómo entre ruinas

parimos niños.

Así dije al Yeti / WISLAWA SZYMBORSKA

SAN FELIPE TEJALAPAM, Oax. (sucedióenoaxaca.com).- A principios de 2020, a la par del arribo de la pandemia del COVID-19 a México y a nuestro estado, en la comunidad San Felipe Tejalapam empezaba a gestarse una banda de música infantil, a iniciativa de Enrique Robles Reyes, profesor y músico zapoteca avecindado en este municipio del valle de Etla.

El proyecto artístico independiente, que desde el principio contó con el apoyo del maestro Benjamín Bautista, músico originario de San Miguel Cajonos; la maestra Daily Margot Cruz Hernández, licenciada en gestión cultural y clarinestista, de San Lorenzo Cacaotepec; así como del ciudadano Catarino Martínez Cruz, de Tejalapam; y el director del Instituto de Estudios de Bachillerato del EStado de Oaxaca (IEBO) local, Matus Zurita, parecía abortar luego de decretarse oficialmente la cuarentena, sin embargo  no fue así.

La pandemia obligó a suspender clases y ensayos, pero luego de un tiempo, padres, madres y maestros se reunieron para tomar una decisión entre aplazar el trabajo de la Banda o retomar las actividades a pesar del riesgo de contagios por el coronavirus: optaron por lo segundo.

«Fue una decisión muy difícil», recuerda la maestra Daily Cuz. Era abandonar el proyecto que apenas estaba naciendo, o arriesgarse a reanudar las clases con un estricto protocolo sanitario que involucraba tanto a padres y madres de las y los chicos, como a profesores.

«Hablamos con mamás y papás, les advertimos que si nos arriesgábamos a seguir con el proyecto sería con el compromiso de que no fueran a fiestas ni ellos ni sus hijos; lo mismo para los maestros», señala Daily Cruz, quien pese a su juventud, se hizo responsable de vigilar estrictamente el cumplimiento del protocolo sanitario al ingresar al salón de ensayos, en el edificio del Comisariado de Bienes Comunales de la población.

«También les pedimos a mamás y papás su compromiso para contr con cubrebocas, gel, sanitizante, jabón, y todo lo necesario para poder garantizar que nadie se contagiara», agregó.

Afortunadamente, dice la maestra Daily, a lo largo de un año de ensayos, en plena pandemia, nadie de la Banda se contagió. Sin embargo, lamentablemente, la fatalidad se presentó a principios de 2021 cuando en el mes de enero, el profesor Enrique Robles, promotor del proyecto musical, se contagio de COVID-19 y no pudo sobrevivir.

«En enero, un día me llamó por teléfono el maestro Enrique para decirme que se sentía mal, que andaba con gripa y cuerpo cortado. Me dijo que se iba a hacer la prueba de COVID, y por si acaso salía positivo, que me encargaba a la Banda», relata el maestro Benjamín Bautista, director de de la Banda de San Felipe Tejalapam.

«Yo le dije que no tuviera miedo, que en caso de que saliera positivo ya llevaba una semana con síntomas y solo le restaban algunos días más para recuperarse. Pero creo que estaba muy asustado porque prácticamente me delegó el proyecto», expresa consternado.

Dos días antes de su fallecimiento, el maestro Enrique llamó a la maestra Daily y el maestro Benjamín para pedirles que se hicieran cargo de la Banda, que no la dejaran caer después de tanto esfuerzo. Así lo han hecho.

Ahora,Tejalapam tiene serenatas todos los martes

Denisse tiene talento para la trompeta afirma convencido el maestro Benjamín Bautista, director de la Banda Filarmónica de San Felipe Tejalapam.

A un año de haber iniciado sus clases de música, Denisse Jade García Martínez, de nueve años, en imagen de portada, empuña el instrumento con seguridad y sopla , al parecr, sin mucho esfuerzo.

Ella es la integrante más pequeña de la Banda  Filarmónica infantil y juvenil de San Felipe Tejalapam, junto con Gael Jesús Mejía Muñoz, quien toca el bombo.

Compuesta por 35 integrantes, entre nñas, niños y adolescentes, la institución se estrenó a principios de mayo con un concierto en el pequeño kiosco situado a un costado del templo católico y el palacio municipal.

Gael Jesús Mejía Muñoz toca el bombo.

Desde entonces, todos los martes, en punto de las 19:30 horas, se congregan padres y madres de las y los integrantes a disfrutar de las Serenatas que poco a poco han ido atrayecto a más público, sin dejar a un lado las medidas sanitarias.

Recientemente, el destacado trompetista mexiquense Vicente García impartió un curso de metales, al cual asistió Denisse, la pequeña trompetista de la agrupación musical.

Cada que Denisse toca la tompeta, Gael el bombo, y cada integrante de la Banda su respectivo instrumento, es una forma de rendir homenaje al maestro Enrique Robles Reyes, un hombre que soñó y realizó lo necesario para que su tierra adoptiva tuviera su Banda de música, y la niñez y juventud de Tejalapam una mejor perspectiva de vida a través de la disciplina artística.



There are no comments

Add yours