175707228_326525908818942_3415779247941570102_n (1)

Colección Parajes suma 6 títulos al acervo editorial de Oaxaca

La Colección Parajes, de la Secretaría de las Culturas de Oaxaca, reactiva su labor editorial luego de cuatro años detenida, suma seis títulos a su acervo; ya circulan: Partituras sobre la nueve, de Yendi Ramos, Aproximaciones a la desmesura del alma: Crónicas personales de diez artistas de Oaxaca, María Elisa Ruiz Hernández, La fuerza hidráulica de las plantas & Flores del diccionario, Alan Vargas, Dualidad de caos, Liana Pacheco, Cuentos breves para niños rebeldes cuicatecos, del Colectivo Diabacus y Ramas del aire, de César Rito Salinas.

El jurado que calificó los trabajos presentados a la convocatoria Parajes 2020, estuvo integrado por Karina Sosa Castañeda, cuento; Ave Barrera, novela, Hiram Villalobos Audiffred, ensayo; Leonardo Alberto Pino, crónica; Adriana Bautista Von Knoop, literatura infantil y juvenil; Efraín Velasco Sosa, poesía y Pergentino José Ruiz, cuento.

Parajes inició actividades en 2005, el nieto de Andrés Henestrosa, Webster Henestrosa, se encargó de arrancar la publicación de autores originarios o avecindados en el estado; la convocatoria 2020 contó con el apoyo de la Secretaría de las Culturas del gobierno federal, a través del Apoyo a Instituciones Estatales de Cultura (AIEC).

Con mil ejemplares en formato físico y un link para leer en formato digital, Colección Parajes se suma a los esfuerzos de autores, sociedad civil y autoridades para promover el libro y la lectura.

Breve comentario de los libros

Partitura sobre la nieve, la poesía de Yendi Ramos (Oaxaca, 1982) emerge “con maravillado asombro de una niña, registra el color de toda luz, el gris de cada sombra”. Alquimia: Y otra vez, yo un paria, y no./Leer poesía y regalar oro, y no./Decir que el mar tiene la textura de las alas, y no./Y otra vez, encarnada, y no./En reposo, y no./ En espera, y no./Feliz, y no./Añorando al hombre, y no./Añorando al hijo, y no. Feliz, y no. (fragmento).

La fuerza hidráulica de las plantas & Flores del diccionario, poesía, Alan Vargas (Oaxaca, 1982), “un sistema abierto que crea nuevas relaciones y territorios, nuevas máquinas textuales que siguen articulando nuestra necesidad de nombrar”. Aloe. Regordeta asombrada por la sombra/que decora su peinado la azotea.

Aproximaciones a la desmesura del alma: crónicas personales de diez artistas de Oaxaca, el periodismo que practica María Elisa Ruiz Hernández es de un amor a su tiempo y a su tierra, busca la voz comunitaria, “se atreve a jugar con los mecanismos maravillosos de la ficción, que no del engaño o la mentira”. Marco Antonio Petriz. ¡El teatro sobrevive por nuestros huevos! Hemos tenido que vender playeras, hacer rifas, botear, pedir prestado, vender garnachas, dar de nuestra lana: coperacha y multa a quien llega tarde a los ensayos. Así se junta lo que necesitamos».

Dualidad de caos, Liana Pacheco (Oaxaca, 1986), “descubre con punzante oficio la estremecedora realidad de los primeros años del siglo XXI en el estado de Oaxaca”. Bono de puntualidad. Raquel observó los encabezados de los periódicos que el niño apiló en el puesto. Al día siguiente su nombre ocuparía uno de esos encabezados. Se preguntó qué fotos seleccionarían. ¿Una de Félix?, ¿una de ella? O ¿una cuando simulaban ante la cámara la felicidad nupcial? Siguió su camino y abordó el camión.

Cuentos breves para niños rebeldes cuicatecos, Los Dibakus, colectivo formado por Paula Morelos Gómez, Lucía Lezama Tejada, Donaldo Rivera Lezama y Adrián Castillo Galindo. El mejor amigo del Hombre. El perro ha sido siempre el amigo del hombre en todo momento y en cualquier circunstancia, dado que el apoyo es mutuo. Así comienza la historia de Don Pedro.

Ramas del aire, de César Rito Salinas (Tehuantepec, 1964), “conjuga la inmediatez del reportero con su sólida veta en el lenguaje literario, dando por resultado una novela polifónica que, a través de la escritura, se investiga primero a sí misma para poder hablar de los demás”. La máquina de traducir. Frida y Diego en uno de sus viajes al Istmo de Tehuantepec escucharon al ciego Cenobio tocar la flauta de carrizo, en la estación de San Jerónimo Ixtepec; un día mandaron por el músico, lo invitaron a la ciudad, allá tocó pitu nisiaba (flauta de carrizo, en zapoteco) para Bretón, en aquella fiesta ofrecida por los pintores mexicanos al padre del surrealismo, en abril de 1938.

Con nueva oferta editorial, Oaxaca conmemora el Día Internacional del Libro, suma cinco títulos publicados bajo el sello editorial Colección Parajes.  



There are no comments

Add yours