oaxaca-marino-bruno-avendaño-tehuantepec-03122020

«Gratia plena», carta de Lukas Avendaño a la comunidad, en un día de duelo

LUKAS AVENDAÑO*/ Fotografía: DIANA MANZO

SANTO DOMINGO TEHUANTEPEC, Oax. (sucedióenoaxaca.com).- Para todas las personas que con su pensamiento, palabra, y obra han hecho posible el regreso de mi hermanito Bruno a su casa, su familia, su tierra.

Platicando con mi madre, le he dicho que si muero primero que ella mi deseo es ser incinerado. Ella me ha dicho que estoy “pendejo”, pensé que su reacción es por la expresión “si muero primero”, ya que ella me dice que siempre como madres esperan que su descendencia sean los que mueran al último.

Después de unos segundos de desconcierto de mi parte, me dice: “Porque no es justo que si la tierra te ha dado de comer durante toda tu vida, hoy que tu cuerpo puede alimentarla no lo hagas; eso es egoísmo, tienes que darle de comer a la tierra; que ella te coma, eso es lo justo”.

Y en esa sucesión de actos de justicia, en este momento lo menos que puedo hacer es, a nombre de nuestra familia, de mi persona y sobre todo, a nombre de Bruno, que les estamos profundamente agradecidas por traérnoslo de regreso a casa.

A Bruno nos lo han traído todas ustedes con sus pensamientos, sus cadenas de oraciones, sus búsquedas, sus reclamos y exigencias de justicia.

Esto es lo que verdaderamente ha hecho que Bruno esté de regreso a la casa de todas ustedes, al “Santuario de las Mariposas Utópicas”. Y, como dice mi madre, en gratitud a todo tocara a él dar de comer a la tierra, por que es lo justo por las enseñanzas que su existencia nos ha dado: del valor de ser comunidad, de la importancia que cada persona tiene dentro del núcleo familiar, y la familia extensa, esa familia que una decide con quien caminar, con quien hacerse acompañar, querer y amar.

Hoy, una vez más, podemos decir que nunca nos sentimos solas en estos 927 días de incasable búsqueda por tu regreso Bruno. Siempre tuvimos la fortaleza de esta comunidad que aun desde la virtualidad siempre nos ha acompañado; eso nos ha sostenido en los tiempos más turbulentos de los agravios sufridos. Sí por tu desaparición, sí, ahora, por tu deceso físico pero vivo a perpetuidad desde el calor y el color propio de los espíritus guerreros, hoy sé que en cada amanecer caminarás acompañando al sol como dice el himno:

Nosotros los serranos

De firmes convicciones

De leales corazones

Sin duda ni temor

Teniendo cual tenemos

Por Ley nuestros derechos

Vivimos satisfechos

Sin duda ni temor.

Amamos nuestros montes

De cumbres elevadas

Altivas y enclavadas

Allá en la inmensidad.

Amamos nuestros bosques

Pero con más anhelo

Con más ardiente celo

La hermosa libertad

No importa cual torrente

Nos lance la metralla

Tenemos cual muralla

Valor y dignidad.

Pero si el viento adverso

Nos sopla despiadado

Entonces coronado

Con luces de arrebol

La frente levantada

El máuser en la mano

El último Serrano

Caerá mirando el sol.

Con estas palabras les decimos: encontramos a Bruno y está de regreso a su casa, su morada eterna a perpetuidad. Ruego reciban estas palabras de gratitud desde las profundidades de nuestro humilde corazón.

*Lukas Avendaño, artista zapoteca originario de Santo Domingo Tehuantepec, pugnó por encontrar a su hermano Bruno cada uno de los 927 días que estuvo desaparecido. Finalmente, Bruno Avendaño apareció, sin vida, en una fosa clandestina cercana. El texto de esta carta fue retomada de la cuenta de Facebook del antropólogo y performer. Aquí más información: https://pagina3.mx/2020/12/encuentran-sin-vida-bruno-avendano/



There are no comments

Add yours