DSC08291

Lo que ganaron la Noche de Rábanos fue una gran amistad

OAXACA, Oax. (sucedióenoaxaca.com).- Dos niñas oaxaqueñas, Clarissa Michelle Martínez Martínez de 6 años, y Dasha Camila González Flores de 9, participaron por primera vez en el concurso de la Noche de Rábanos con la ilusión de ganarse una tablet, que fue el premio para el primer lugar.

Clarissa quería la tablet para ver pinturas de artistas de todo el mundo, como los que su madre le ha enseñado desde su teléfono celular; Dasha, en cambio, deseaba ganar el primer premio para compartir la tablet con su abuelo que ya casi no escucha.

«Bosque encantado florido» de Clarissa Michelle.

Clarissa tituló a sus figuras en rábano «Bosque encantado de flores» inspirado en cuadros de artistas como Van Gogh que ha visto en internet; Dasha llamó a su pieza «Evelyn tehuana», en homenaje a su abuela fallecida, a quien le gustaba mucho bailar.

Para Clarissa hablar de arte, pintura y artistas es lo más natural porque su madre es pintora, y, aunque tiene solo seis años, se refiere al maestro Francisco Toledo con familiaridad porque tuvo la oprtunidad de conocerlo y apreciar su trabajo.

Dasha es una niña más inmersa en las tradiciones que le han inculcado sus abuelos, y desde pequeña le atraen las artesanías. Dice que desde más chiquita diseñaba pulseras de papel, y a partir de los cuatro años empezó a estudiar ballet.

«Evelyn tehuana» de Dasha Camila.

Clarissa, quien vive en una colonia de la periferia de la ciudad, estuvo a punto de quedar fuera del concurso porque su mamá no la podía acompañar debido a su trabajo, pero la mamá de Dasha, quien vive en el centro histórico, le ofreció hacerse cargo de ella para que pudiera participar, y fue así como Clarissa y Dasha se hicieron compañeras y ahora son amigas.

Mientras esperaban que el jurado del certamen hiciera su evaluación, el pasado lunes 23 de diciembre, ambas nos platicaron su experiencia mientras jugueteaban en las jardineras del zócalo, sonriendo alegremente.

El jurado otorgó el premio a Rosario Ramos Méndez por «El ángel de Belem» y a Felipe Sebastián Jiménez Aranda por «El gran dios Quetzalcóatl»; pero ellas ganaron una gran amistad que perdurará por todo el 2020 y quizás por muchos años más.




No hay comentarios

Añadir más