cinefago

Cinéfago: “Perdono pero nunca olvido”

A José Molina, poeta, maestro y amigo. DEP.

El Menú

El Ángel | Corazón Borrado | En las Buenas y en las Malas | Como Novio de Pueblo

⋆ ⋆ ⋆ ⋆ ⋆ Deje todo y corra a verla
⋆ ⋆ ⋆ ⋆ No se la pierda
⋆ ⋆ ⋆ Vale la pena
⋆ ⋆ Puede verla
⋆ No se moleste
•Evítela como la plaga

El Entremés

⋆ ⋆ ⋆ ⋆ No se la pierda

A qué pibe tan pelotudo resultó ser ese Charlie Brrown, mirate que ser un cleptómano y asesino consumado a los 20 años no es algo que uno se ponga como meta, pero como decía Borges, “cualquier destino por complicado que sea consta de un solo momento: el momento en que el hombre sabe para siempre quién es”; y Carlos Robledo Puch alias El Ángel Negro, alias El Ángel de la Muerte o alias Charlie Brown, supo que era ladrón desde nacimiento, un destino que lo llevó a ser hasta hoy a los 67 años, el preso más antiguo de la historia de Argentina.

Desde el inicio de El Ángel vemos a un Carlitos afanado en robar de casas ricas artículos que sólo le llaman la atención, desde unos vinilos hasta una motocicleta (los autos los abandona y quema, pa no meterse en problemas), usando con sus padres (ama de casa y vendedor de aspiradoras) el pretexto de que un amigo del colegio se los prestó, algo que sin duda en una hogar de clase media en donde todo es producto del trabajo y esfuerzo es mal visto y preocupante. Carlitos es un ladrón sin rumbo fijo, roba para regalar las cosas y ganar así favores, hasta que conoce a Ramón, su némesis que ha sido entrenado como ladrón por su padre, quien vende todo para después repartir el motín, una familia en la que Carlitos encajará de lo mejor.

Ramón, Carlos Robledo Puch “Carlitos” y Miguel

A sabiendas de que un ladrón se juega la vida a Carlitos siempre irá por todo, aprenderá más o menos a trabajar en equipo y compartirá con Ramón no sólo atracos, sino experiencias de vida que insinuarán su despertar sexual pero sobre todo, develarán su lado asesino y lo fría que tiene la sangre al tener que disparar un arma a la menor amenaza, no importa que sea contra gente mayor, un trabajador o un colega, pues a pesar de mostrarse siempre estoico Carlitos no perdonará la traición tan fácilmente pues a pesar de ser un ladrón tiene principios, y sí, también un corazón; algo que bajo esa carita angelical lo vuelven un ser aún más siniestro.

El trabajo de producción de la película logra trasladarnos a la Argentina de inicios de los 70, donde tanto los objetos de época, la música de Palito Ortega, así como una pelea de box en la tv entre Carlos Monzón vs Nino Benvenuti, estaban tan vigentes como el tema guerrillero y la aplicación de descargas eléctricas en los testículos como método (aquí sólo como una amenaza) de interrogatorio. Pero es la música la que termina de darle cuerpo no sólo al filme, sino al personaje mismo, pues canciones como Sucio y Desprolijo de los Pappos Blues, Verdes son los pradosde Billy Bond, y música ambiental como Milonga del Ángel de Astor Piazzolla o piezas musicales del músico Moondog logran dibujar un crescendo de la actitud de Carlitos ante lo inevitable de su destino, el desconcierto de su madre y la justicia que siempre más tarde que nuca logra dar con un culpable.

Vaya quilombo en el que se metió este pibe, quien creía que puesto que “la calle no es fácil, no puedes andar de regalado”.

El Plato Fuerte

⋆ ⋆ ⋆ Vale la pena

Corazón Borrado (Boy Erased) inicia con una secuencia de video casero en la que vemos la infancia de Jared, que sin más ni menos parece ser tan común a la de todas las niñas y niños de una clase media alta de EU. Lo que vemos enseguida es a un Jared ya de joven llevado por su madre (Nicole Kidman) a la clínica de conversión “Love In Action” para “curar” su homosexualidad. En el camino su madre no lo deja ni sacar la mano por la ventana del auto, aspecto que toma relevancia en la última escena del filme, pero que en este inicio indica las restricciones con las que ha tenido que crecer Jared en medio de una familia donde el padre (Russell Crowe) es un pastor bautista.

En “Love In Action” las reglas son muy estrictas: debes dejar todas tus pertenencias, te piden que si tienes que borrar algo de tu teléfono lo hagas, pues lo revisarán e incluso escogerán algún contacto al azar para hablarle y preguntar cosas sobre ti. No puedes llevar ningún tipo de diario, lo que hace que las historias ficticias que escribe Jared en una libreta sean censuradas. El contacto físico y las palabras entre los miembros debe ser medido, e incluso no se puede ir al baño solo, además que el programa trata a las personas como clientes lo que lo hace mucho más impersonal.

Terapia de conversión en Love In Action: “Dios no te amará como eres”

La pesadilla apenas comienza, pues la modalidad le permite a Jared ir en el día a la clínica y en las noches quedarse en un hotel con su madre, a quien por cierto no le puede contar nada pues está prohibido hablar de la terapia. Esta dinámica entre la clínica y el hotel, dan la pauta para la estructura de la película, la cual hará pequeños saltos de tiempo para mostrarnos tanto la terapia en el tiempo presente, como amplios flashbacks donde Jared fue asumiendo su homosexualidad hasta el tener que decírselo a sus padres.

En la clínica son dos las dinámicas de la terapia que hacen a Jared tener que rememorar los eventos de su identidad sexual: los Genogramas familiares para rastrear con acrónimos todo tipo de posible antecedente “pecaminoso” en la familia, y el Inventario Moral que es una especie de carta en donde el cliente debe confesar sus pecados de pensamiento y acción “afeminados”, un eufemismo usado en la clínica al ser incapaces incluso de pronunciar la palabra homosexualidad, y en donde si no dices lo que quieren escuchar te acusan de estar mintiendo. 

“Finge hasta que lo logres. Conviértete en el hombre que no eres”

La terapia se torna cada vez más absurda y abusadora, pues incluso tratan de corregir las posturas corporales para que dejen de verse suaves y proyecten una imagen más varonil, evalúan incluso cómo saludas con la mano, o los ponen a batear pelotas de beisbol como si el deporte fuera sinónimo de heterosexualidad. Y es más, llega un momento en que el Victor Sykes, quien dirige el programa de conversión, le dice a Jared que visto que el programa de estudio de su escuela incluye lecturas como Lolita o El retrato de Dorian Gray, quizá es mejor que no regrese a la universidad y se quede por tiempo indefinido en “Love In Action”.

Es uno de estos saltos de tiempo en el que vemos cómo Jared fue condicionado por su padre, quien le dijo que o se dejaba “curar” o dejaba de vivir en la casa, y que tiene un contraste con la escena en donde una doctora, que también es creyente por lo que en una mano tiene a Dios y en otra la ciencia, le dice que lo que hacen sus padres no es correcto, pues más allá que algo que curar, encuentra en Jared a un chico totalmente sano y saludable, dando a entender que quizá los “enfermos”, de mentalidad, sean los padres (o la religión).

“Diles lo que quieran escuchar. Juega ese rol”

Actuación especial de Xavier Dolan en este filme con el personaje de Jon, nos muestra de manera insinuada el lado más rudo y secreto de las terapias de conversión: la agresión física. El personaje de Gary representa a estos chicos y chicas que se la pasan fingiendo toda su vida para no tener complicaciones pero que a leguas se les nota no estar contentos con eso, pero es el caso de Cameron el que hace que Jared entre en total desacuerdo con la terapia, pues cuestiona tanto los métodos como el fundamento de la terapia que no hacen más que infundir una culpa bajo la visión religiosa, un enojo irracional hacia los padres, y un menosprecio por ellos mismos y por lo que sienten, por lo que harto de este sometimiento psicológico y emocional, Jared explotará desatando una gran tensión dentro de la clínica y en el espectador al no saber si logrará salir de ahí o será sometido por el sistema religiosamente homófono de “Love In Action”.

Toca al espectador descubrir el final de este drama que aborda un tema no visto antes en el cine, que arroja un halo de luz ante una situación que la religión ha tratado de mantener en oscuridad y que como sociedad no deberíamos de ignorar o considerar ajeno, pues nadie debería ser condenado o tratar de ser “curado” por su preferencia sexual.

El Postre

⋆ ⋆ Puede verla

“En las buenas y en las malas” tradicionalmente es la promesa que se hacen los recién desposados dentro del canon clásico donde las personas se casan por amor. En las buenas y en las malas es una película que se pretende salirse un poco de este canon y plantear cómo se mide el amor hoy en día, si a mayor información hay mayor amor, o si un clic puede iniciar o terminar una relación tanto virtual como real, pero sobre todo, qué es lo que motiva a las parejas a casarse hoy en día: una presión social, una inercia o  un embarazo.

Valeria (Zuria Vega) y Sebastián (Alberto Guerra, esposos en la vida real) son una pareja promedio que lleva 3 años de relación, y a raíz de una boda de una amiga de ella nos damos cuenta la percepción que tiene cada quien sobre el matrimonio: para él algo no tan importante, para ella una muestra de verdadero compromiso. En la boda a la que asisten el nuevo esposo (que no se ve muy feliz) fuma mariguana, y la novia (que parece contenta) se alcoholiza, mientras en la mesa se discute si se debe llegar o no virgen al altar.

El amor en tiempos de Facebook

Sebastián trabaja en una disquera y Valeria como hostess en un restaurante aunque siempre ha querido se fotógrafa, sin embrago sus planes se sacuden cuando ella resulta embarazada, y es aquí donde salen a relucir algunas concepciones que como familias mexicanas aún conservamos, pues Sebastián asustado acude a su madre quien se ilusiona con el nieto y le dice a su hijo que debe hacer lo que hace un hombre “bueno”, es así que le propondrá matrimonio a Valeria bajo el argumento que lo hace por amor y no por compromiso. Cuando le anuncian al padre de Valeria que será una boda civil, éste dice que si no es por la Iglesia es como si no se casarán, por lo que hará que su hija tenga una boda apresurada pero tradicional para justificar el embarazo.

A esto se agrega el infaltable amigo gay que toda comedia romántica debe tener, en este caso Jesús (Omar Villegas) y Alberto (Christian Chávez) quien dice no ser gay(en mi pueblo les dicen mayatón); Carolina (debut en cine de Natalia Téllez) en el papel de una wedding planner (planeadora de bodas) que será el personaje clasista pero cool, y Pamela (debut también de Macarena Achaga) quien fungirá como la trillada mujer seductora que sonsaca al hombre trabajador aplicándole un “submarino”. Reunido todos elementos se le agrega una pizca de redes sociales para hacerlo más actual y real y que en varios momentos debemos admitir funciona.

Comedias románticas mexicanas en tiempos de remakes

Hay chistes visuales como el de las pruebas de embarazo que se ven exagerados, pero otros como el de Sebastián viendo un vídeo en Face de Pamela cuando tiene enfrente al padre de ésta, que aunque son de pastelazo cumplen su función. Pero también hay momentos dramáticos bien ejecutados como cuando nos enteramos de algo que le pasó a Valeria y en donde no se dice ni una sola palabra. Hay elementos técnicos como la pantalla dividida que permiten ver dos respuestas simultáneas de una misma acción, y escenas intercaladas que le dotan de mayor dinamismo.

Y aunque termina de manera convencional con la idea que una buena relación es “enfrentarse al mundo juntos”, al menos resulta ser un remake que supera, por lo que vimos en el tráiler, a su antecesora Qué pena con tu boda (Chile, 2011).

La Gula

⋆ No se moleste

Como si estuviera prohibido hacer otro género cinematográfico en México, llega otra nueva comedia romántica mexicana bajo el titulo Como novio de pueblo. De entrada poco ingeniosa: vemos a Diego (José María de Tavira, ¿o es Antonio Attolini?) platicarnos cómo es que su novia lo dejó plantado en el altar como si se tratara de un stand up en vez de revestirlo con apuntes visuales o planos más ingeniosos. El inicio pues, sirve nada más para decirnos con palabras y no con imágenes la premisa y a los personajes: el romántico Diego que ha sido dejado vestido y alborotado, y sus dos primos Julián (Martín Altomaro) el desmadroso que siempre se la pasa dando de zapes (el gag más choteado) a Miguel (Ricardo Polanco) el hipocondriaco.

Como es necesario decirle al espectador nuevamente con palabras y no con imágenes que ha pasado el tiempo, vemos un texto nos anuncia que después de 28 días  Diego aún no sale de la depre escuchando “En cada canción” de Flavio César; y como el director Joe Rendón tampoco se quiere ver out, ocupa el ya recurrente recurso de incluir en pantalla la interface del celular. Hay una escena con toda la familia que buscan que Diego se sienta más miserable, y que ante tanta presión explote y le diga a todos su verdades en público: la tía que entró a un grupo de apoyo a través de la masturbación, el tío que se casó con su prima, o la abuela que disfruta de sexo anal; los clásicos chistes sexualizados que buscan verse irreverentes y al mismo tiempo chistosos.

“Hay muchas cosas pinches en la vida, no dejes que el amor sea una de ellas”

Lo demás el mismo tráiler ya nos los contó: los primos se llevan a Diego a Vallarta donde se encontrará a Martina (Regina Blandón, la Bibi a todo lo que da), su primer y más sincera relación, quien con un hijo que se las dará de muy abusado, parece ser el rostro del verdadero amor, pero que justo cuando Diego cree que ha superado su depre aparece su ex pidiéndole perdón lo cual lo confunden por lo que tendrá que tomar la decisión más importante y elegir a la mujer de su vida. Pero no se preocupe, la mejor forma de saber a quién elegir es dándole a escuchar un CD con tus rolas de chamaco, si también le gustan es para ti, sino pues bye

Como había presupuesto y algo tenía que pasar con los personajes de los primos, veremos cómo Julián trata de ser empático muy a su modo, buscando reconciliar a Bachi (un amigo de la infancia) con su hija teibolera (el pretexto ideal para mostrar algún desnudo parcial). Aunque no sabemos qué le aporta esto a la trama y Julián no hace más que citarlos en lugares esperando a que los dos hablen (¿de qué?, quién sabe), al final hija y padre resuelven años de alcoholismo y distanciamiento con un simple abrazo.

La ex, el hipocondriaco, el depre, el del bigotito pinche, el primero amor.

Y de Miguel el hipocondriaco ya sabemos, se dará cuenta que su novia es la que lo mantiene somatizado por lo que en medio de tanta reconciliación él decidirá mandarla por un tubo de la manera menos amable, decidido a romper así todos sus miedos, pues más vale morir en el intento que quedarse con las ganas (o algo así). De paso ayuda al morrito de Martina a superar su fobia al juego mecánico del Dragón y chan chan, todos felices y contentos, porque desde entradísima ya sabemos con quién se queda Diego, aunque lo que si no sabíamos (spoiler), es que el hijo de Martina es de él. #Kiobo

*Cinefágo: El que tiene el hábito de comer y devorar cine.

#NosVemosEnElCine




There are no comments

Add yours