MEZCALITO D MENDEZ

Dedica Eduardo Díaz Méndez un fandango a Rito Marcelino Rovirosa

OAXACA, Oax. (sucedióenoaxaca.com).- El maestro Rito Marcelino Rovirosa, arreglista del Fandango Mixe, y autor de los Sones y Jarabes Mixes, compuso más de un centenar de piezas para banda de música de aliento entre sones, jarabes, valses, marchas, pasos dobles, danzones y misas, pero ésta es la primera vez que le componen una obra en su honor.

“Rito” es el título de fandango que el compositor Eduardo Díaz Méndez le dedica a manera de homenaje a uno de los emblemas de la música tradicional oaxaqueña, ícono de la comunidad musical mixe.

La pieza se estrenó el fin de semana en la Ciudad de México, con la Filarmónica Aires Oaxaqueños (FAO), integrada por músicos y estudiantes oaxaqueños que se encuentran en la Ciudad de México, quienes luego de una pausa vuelve a sonar con nuevos integrantes.

El maestro Rito Marcelino Rovirosa, emblema de la música tradicional oaxaqueña.

“El maestro Rito está siendo olvidado y es necesario tenerlo presente. Las nuevas generaciones desconocen sus aportaciones. Hoy en día ya no se componen fandangos como los que él acostumbraba: elaborados, donde cada instrumento tenía su parte para lucirse. Ahora se componen sones muy cortos, sin variaciones, piezas muy fáciles de memorizar”, comenta en entrevista el maestro Díaz Méndez.

Originario de Jaltepec de Candayoc, zona del bajo mixe, Eduardo Díaz Méndez, dos veces becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), informó que también ha enviado las partituras del fandango “Rito” a 25 bandas de música de la sierra norte para que la empiecen a tocar y así recordar al maestro nacido en Cacalotepec en 1908 y fallecido en el año 2000 en Zacatepec.

“Se ha  ido perdiendo ese respeto por los compositores de antaño, cuando cada pueblo tenía incluso un repertorio propio de sus compositores locales; las piezas identificaban a cada banda y cada comunidad; hasta rivalidades se generaban, rivalidades musicales, porque después hasta mezcaleaban juntos”, expresa quien se asume como su discípulo.

Eduardo Díaz Méndez dirigiendo a la banda del CECAM, en octubre pasado.

En la época del maestro Rito Rovirosa, agrega, “la música era más cabal, más pensada,  más sentida, más exigente y disciplinada”. Ésa, dice Díaz Méndez, es la otra razón por la que compuso el fandango “Rito”, para recordar a sus compañeros músicos “que podemos y debemos desarrollar más y mejor nuestras ideas musicales”.

Eduardo Díaz presentó en octubre pasado dos discos que reúnen sus composiciones recientes: Alientos del Bajo Mixe y Manik, interpretadas por la banda del CECAM, en el primero, y con la del CIS número 8 de Zoogocho en el segundo.

“Al maestro Rito ya no tuve la oportunidad de conocerlo, yo tenía quince años cuando él murió, y en esa época yo no pensaba como ahora”, recuerda, pero quiso componerle una obra en forma de fandango, expresamente fandango mixe, para recrear su época y su contexto.

“Lo que me puse a pensar es cómo el maestro en su contexto podía tener tantas ideas. Eso me sorprende. Ahora quisiera platicar con él, preguntarle su idea del movimiento musical, en qué pensaba o qué se imaginaba cuando componía. A veces me pongo a escuchar su música y trató de transportarme a su tiempo: sin caminos, con largas jornadas, sin luz, sin automóviles y me sorprende aún más su creatividad”, expresa.

“En la obra recojo su estilo, con clara influencia de su maestro Chuy Rasgado, pero que él la hace propia. Componía sones y jarabes mixes en un tiempo binario muy cadencioso; yo lo vuelvo a usar.  También era un hombre de noble corazón, por lo que hay una parte donde el son se vuelve modo menor y trato de exaltar la emoción. Al final me imagino a Rito en su pueblo, bailando, por eso la ultima parte es ‘el lírico’, con buya y aplausos; en esa parte los instrumentos hacen una cadencia bailable, alegre, como si Rito estuviera bailando”, explica.

Se trata de una pieza nostálgica y alegre, con arraigada fuerza a la tierra, porque eso me heredó el maestro Rito, y eso es lo que he leído en su música.

Zacatepec, mixe, tierra adoptiva del maestro Rito Marcelino Rovirosa, donde compuso la mayor parte de su obra.

-¿Y qué tiempo le llevó hacer la obra?

Casi de un jalón. La escribí en una noche, el 15 de noviembre la empecé y el 16 ya estaba terminada. Y sabía que eso era los que quería hacer, así que al siguiente día la empecé a repartir. Es mi forma de decirle gracias al maestro Rito por tanta música que nos legó. 

La interpretación de “Rito” con la Filarmónica Aires Oaxaqueños se dará a conocer en los próximos días. Cabe mencionar que en la FAO, como se le conoce, participan jóvenes músicos serranos de pueblos mixes, zapotecos y chinantecos, entre estudiantes de las diversas escuelas de música de la Ciudad de México, otros que ya están en el ámbito profesional, y profesores de música en Oaxaca.

El clarinetista Edgar Lany, integrante de la FAO, explicó que en esta nueva etapa le están apostando al repertorio de los grandes compositores oaxaqueños como el mismo Rito Marcelino Rovirosa, Tomas Vargas Gris y Chuy Rasgado, por mencionar algunos de los más emblemáticos, además de nuevos autores como Eduardo Díaz Méndez.

La obra “Rito” se encuentra disponible gratuitamente para la banda que guste interpretarla.




No hay comentarios

Añadir más