Recuerdos-amores-fideos-critica

Cinéfago*: “En la variedad está el placer”

JOSUÉ SALVADOR VÁSQUEZ ARELLANES

El menú

Recuerdos, Amores y Fideos | Un Pequeño Favor | Pie Pequeño | Venom | Recuperando a mi Ex | La Gran Promesa | Verano del 84

⋆ ⋆ ⋆ ⋆ ⋆ Deje todo y corra a verla

⋆ ⋆ ⋆ ⋆ No se la pierda

⋆ ⋆ ⋆ Vale la pena

⋆ ⋆ Puede verla

⋆ No se moleste

  • Evítela como la plaga

El aperitivo

⋆ ⋆ ⋆ ⋆ No se la pierda

Si es que le ha cocinado a alguien, o alguien más le ha cocinado sólo a usted, sabrá que incluso una simple sopa puede estar llena de tantos recuerdos que dan tanto sabor a la vida. Algo así pasa en Recuerdos, Amores y Fideos (Ramen Shop), donde la comida es el detonante para enterarnos de un drama familiar inter-generacional y el sabroso aliciente capaz de reconciliar.

Quizá la segunda película singapurense que llega a México (la primera fue Ilo Ilo: retratos de familia), Recuerdos, Amores y Fideos se desarrolla en un tono aparentemente inofensivo, pero al igual que cualquier platillo, la selección de ‘ingredientes’ en la historia es tan minucioso que va cocinando a fuego lento un golpe dramático casi inesperado, que develan una tensa relación entre japoneses y singapurenses a raíz de la Segunda Guerra Mundial; algo que al menos este Cinéfago ni sospechaba.

Con un estilo lejos de las convenciones narrativas de occidente y que integra un humor pueril, Recuerdos, Amores y Fideos sirve de muestrario de característicos platillos orientales junto a una historia que deja un ‘buen sabor de boca’, y con tantas ganas de comer o de cocinar(le ).

El Entremés

⋆ ⋆ ⋆ Vale la pena

Bajo los códigos del terror psicológico, Un Pequeño Favor (A Simple Favor) construye una historia llena de glamur y de enredos misteriosos que claramente tienen toda la intención de intrigar al espectador, pero que al mismo tiempo lo vuelven detective de la trama donde es clásico que un detalle en una charla se resignifique para revelarnos una pista, un indicio o que algo o alguien no es lo que aparentaba en un inicio.

El gran mérito de la película es hacer una referencia directa al film noir Las Diabólicas (1955), un filme negro francés hecho y derecho en este género, y que Un Pequeño Favor trata de emular retomando varios de sus aspectos: un asesinato misterioso que desata hechos aparentemente sobrenaturales, una clásico seguro de vida lo suficientemente millonario para matar; y sobre todo, un par de mujeres protagonistas que se harán amigas muy íntimas, en donde la rubia (Blake Lively) será la femme fatale capaz de hacer lo necesario para conseguir lo que quiere, y la de cabello oscuro (Anna Kendrick) al final no será tan frágil y mojigata como aparenta ser.

El elemento actual del video-blog se integra de manera natural y justificada, y por supuesto no puede faltar el giro de tuercas final. Y aunque la historia ameritaba un tono visual oscuro (algo fundamental en Las Diabólicas que la hacen rayar en género del terror), en Un Pequeño Favor éste se deja de lado para resaltar el atractivo visual de Lively y Kendrick así como el estilismo de la ambientación que la hacen agradable a la vista.

Haga el experimento: vea Las Diabólicas aquí y después Un Pequeño Favor, para ver cómo dialogan entre sí y decida en cuál de las dos hay más misterio y mayor fatalidad femenina.

El Plato Fuerte

⋆ ⋆ ⋆ Vale la pena

Ingeniosamente Pie Pequeño (Smallfoot) revierte el sentido de la historia de Pie Grande, en donde ahora son los Yetis (hombres de las nieves) los que están intrigados con los “pies pequeños”: seres míticos que se cree que existen pero que ningún Yeti ha visto, y de los que sólo hay pequeños rastros como una bufanda, una bota y un papel higiénico.

La historia se centra en una comunidad de Yetis que viven en la cima de la montaña, aislados de todo exterior, y con roles específicos que les permite sortear el día a día sin que nada cambie en beneficio de la seguridad de la comunidad. Incluso hay toda una leyenda que dan sustento a la comunidad, absurda a toda vista, pero que no permite ser cuestionada por el bien de todos; así que mientras nadie cuestione nada, todo sigue sin problemas en la comuna Yeti.

Hasta que un día un fortuito encuentro con un avionazo hacen que Migo (el Yeti protagonista) tenga un avistamiento de un “pie pequeño”. Este inesperado suceso lo harán llenarse de dudas, descubriendo que hay una sociedad yeti clandestina que anda en busca de “pie pequeño”, aunque eso signifique cuestionar las creencias en que se sostiene la comuna.

Todo esto da pie para un encuentro entre Yetis y humanos, donde el Migo descubre que hay todo un mundo afuera de su comuna y reducida realidad, y donde el humano Percy (explorador de animales naturales), hará el mejor descubrimiento de su vida que le devolverán la fama y gloria perdidas. Lo ingenioso es cómo ambos creen hablar distintos idiomas: el humano percibe el habla del Yeti como gruñidos, y el Yeti percibe el habla del humano como un ruido hormigueante, así que poco a poco se comenzarán a entender por señas.

Al llevar Migo a Percy a su comuna, descubrirá (con excelentes gráficos animados) la verdadera historia de porqué los Yetis no pueden convivir con los humanos, lo que pondrán a Migo en el dilema de mentir por el bien de todos o de defender una verdad que pongan en riesgo a su comunidad.

Por su parte el humano Percy, no le importará develar la ubicación de los Yetis con tal de volverse viral y famoso, pero que tal y como se le reveló a Migo, lo humanos aniquilan y destruyen a todo ser vivo que les parece extraño y amenazante, en vez de tratar de entenderlos y respetarlos, por lo que el humano Percy pondrá a prueba su “integridad” moral y ética.

Aunque Pie Pequeño no es la película animada del año, sus animaciones son de alta calidad (véase el pelaje de los Yetis), además que deja un mensaje bastante pertinente hoy en día: el respeto a lo diverso, la tolerancia a lo diferente, y la posible sana convivencia entre los unos y los otros, aunque estos hablen o luzcan distinto a nosotros. Un mensaje que peca de optimista, pero necesario para las nuevas generaciones y en estos tiempos de exacerbada intolerancia.

Ideal para ver en familia, el único pero es que no todos son fan de los números musicales en historias animadas, pero aquí se toleran bastante bien; y es que aunque la historia es fantástica, logra revelar parte de la naturaleza real de la humanidad.

El Postre

⋆ ⋆ Puede verla

En resumen Venom no es la mejor película de MARVEL, pero tampoco la peor. Cumple con la fórmula del anti-héroe contra villano, cumpliendo con todos los pasos de una trama básica; y que lejos de ser gráficamente violenta como muchos hubiéramos esperado, apuesta a la segura mezclando escenas de acción con una serie de chistes de ocasión que sólo buscan que el espectador tenga una sensación agradable, que le impida cuestionar en primera instancia lo que está viendo.

Lo único sorpresivo para este Cinéfago fue la forma en que el aspecto auditivo de una segunda voz omnipresente en Venom, también la vimos en Upgrade: Máquina Asesina pese a ser de temáticas distintas lo cual lo vuelve más interesante; aunque claro, la segunda película es mucho mejor que la primera, garantía pura. (Ya anda en línea aquí).

Eso, y la manifestación femenina que puede tener Venom y que vemos muy brevemente en la película, pero que es tan intrigante como atractiva.

Le dejó aquí el video de las Primeras Impresi(ci)ones del Cinéfago sobre Venom.

La Gula

⋆ ⋆ Puede verla

 Recuperando a mi Ex es otra comedia romántica mexicana más, con una trama básica donde un padre egoísta y desobligado que es actor, se empecinará en tratar de impedir la boda de su exmujer en una afán de no tratar de perder lo único seguro que tiene en su vida: una exesposa y una hija.

Amenizada con algunas rolas de las 80 que nunca fallan, esta película se centra en situaciones chuscas, unas más logradas y absurdas que otras, y de cómo el verdadero amor a veces significa lo que Celso Piña ya nos enseñó: “quiero que seas feliz aunque no sea conmigo”.

Lo curioso de esta película es que el personaje se redime a partir de un alter-ego (aquí comienzo a jugarle al abogado del diablo):

En el tráiler de la película apenas y se insinúa una segunda historia, la de dos héroes de la TV mexicana: “Rayito” y “Relampago” (una especie de Robin y Batman mexicanos), que como una especie de ‘Birdman’ son un pasado personificado que tortura al protagonista quien está harto que lo recuerden por ese personaje tan bobo como “Rayito”.

Sin embargo “Rayito” calzará muy bien en la resolución de la historia, así que más que un pretexto, hay un pequeño asomo lo que era una buena idea pero que bajo los convencionalismos que pide el género de la comedia romántica, no pudo ser.

Hay al menos dos o tres escenas de humor limpias y bien ejecutadas con el uso de gags y empalme sonoro, pero que se quedan en eso, en simples destellos.

El digestivo

⋆ No se moleste

Fiel a su política de ver todas las películas mexicanas que lleguen a la pantalla grande para en verdad tratar de apoyar todo el cine nacional, este Cinefágo se chutó La Gran Promesa.

Su carta de presentación es que su director es Jorge Ramírez Suárez, el que dirigió en Gutan Tag, Ramón (Buenos días, Ramón), película que a varios gustó, pero que a este Cinéfago no por el simple hecho de que el tal Ramón la pasaba tan mal en Alemania por no saberse comunicar, que el día en que gana algo de dinero prefiere comprar “tortillas” en vez de un diccionario ¿?

La Gran Promesa conserva el mismo estilo visual que Gutan Tag, Ramón, sólo que ahora con drones que capturan algunos lugares (no necesariamente emblemáticos), de Durango, Somalia, Alemania y Bosnia, algo que lejos de contextualizar o aportar algo a la trama por tratarse de esos lugares, parece más un cine turístico, o sea, una película que le permitió al directo viajar.

La trama no es mala, pero la ejecución deja mucho que desear, pues trata por momentos de ser un thriller, y por otros un drama familiar. Las escenas de suspenso son muy básicas: unos tipos siguiendo a alguien por las escaleras, o el malo en un mano a mano con el bueno, pero que cuando el bueno gana le deja la pistola al malo.  O cuando el protagonista tiene un pasaporte falso, el único suspenso que hay es cuando migración lo detiene, mira su pasaporte, se le queda viendo, para enseguida devolvérselo y ya.

Como esta hay muchas escenas gratuitas que no aportan nada a la trama, todo se quiere explicar a través de diálogos y la resolución del conflicto es tan simple que no emociona en gran medida. Lo único salvable es Sofía Espinoza <3 (Gloria 2014), mientras que Ilithya Manzanilla sólo está como atractivo visual, porque su actuación es idéntica a la de las telenovelas en las que ha salido.

La Sobremesa

⋆ ⋆ Puede verla

En Verano del 84 está toda la tendencia retro que hoy en día es añoranza y buenos recuerdos. Su composición visual al igual que su música, es todo lo que un thriller psicológico necesita, y aunque sus personajes son todo estereotipo sirven muy bien en función de la trama.

La premisa es básica y suficiente para detonar la historia: un adolescente de los suburbios sospecha que su vecino policía es un asesino serial, pero si algo caracteriza a este género son las pistas que se van descubriendo y que van confundiendo o resolviendo el caso, pero aquí sólo nos dan dos pistas y un chingo de suposiciones para soportar tres cuartos de la película, a tal grado que todo se vuelve un tanto repetitivo que cuando por fin el tono se vuelve más violento y se comienza a resolver el caso, ya lo único que queremos es que se acabe.

Así que cuando el final se extiende un poco más de lo previsto, la atención del espectador ya está tan cansada que ya no impacta tanto. Si ese tono final se hubiera esparcido por toda la película, quizá resultara menos tediosa. Además que el personaje principal se vuelve tan obstinado que pasa de ser simpático a comenzar caer mal, algo que sólo el personaje de Tiera Skovbye hace tolerable.

*Cinefágo: El que tiene el hábito de comer y devorar cine.

#SeValeLaGula

 




No hay comentarios

Añadir más