5812673762_7ec7b0df22_b

Autorretrato después de la muerte de mi perro

ANDREA CARRASCO

Tengo el cuerpo más deseado

por un coleccionista de miniaturas,

cuando era una sirena

la ciudad y yo nos entendíamos.

Ahora el oído es mi mejor ojo,

soy un cíclope forjado por el ruido.

Llevo en la memoria el olor de la albaca

agitada por los perros.

Las flores rompen el hervor en mi cabeza

y las palabras toman su rumbo de primavera

a mitad del invierno.

A menudo me sofoco por la caída de las hojas.

Hago fiesta en la terraza del sueño

Soy la escritora oficial

de las frases en los parabrisas

pertenezco al sindicato de los colgadores

de tenis en los alambres de la luz.

No me gustan las mascotas de motor

Prefiero al amigo que se desintegra bajo tierra

elijo a los amantes fortachones de memoria.

Jamás he soñado con fuego,

todas las noches el océano

se lanza por mi boca.

De EL RUIDO DEL TIEMPO, Astromelia Editores 2018, Oaxaca.




No hay comentarios

Añadir más