los-adioses-pelicula-rosario-castellanos-feminismo-cine-01

Cinéfago*: “No dar por vivido sino lo redactado”

JOSUÉ SALVADOR VÁSQUEZ ARELLANES

El menú

El día de la Unión | Los Adioses | Señor Sabelotodo (TCF) | Johnny English 3.0, | La Monja | La Sirenita

⋆ ⋆ ⋆ ⋆ ⋆ Deje todo y corra a verla

⋆ ⋆ ⋆ ⋆ No se la pierda

⋆ ⋆ ⋆ Vale la pena

⋆ ⋆ Puede verla

⋆ No se moleste

  • Evítela como la plaga

El aperitivo

⋆ ⋆ ⋆ Vale la pena

Escrita, dirigida, producida y protagonizada por Kuno Becker, El día de la Unión es el homenaje cinematográfico dedicado a las víctimas del sismo del 19 de septiembre de 1985 y 2017.

La intención es muy buena, la historia es aceptable, aunque el resultado un poco agridulce, pues aunque refleja la unión de los mexicanos en los peores momentos a través de una serie de personajes, estos se vuelven un poco acartonados y clichés.

Sin embargo el reto técnico de recrear las escenas del sismo son bien resueltas aunque con efectos visuales muy obvios, además que centra la mayor parte de las acciones en un solo lugar que demuestra lo complejas que fueron las labores de rescate; sin embrago pierde algo de simultaneidad pero que trata de compensar con videos de archivos que empalma muy bien dentro de la película.

Quizá el único reproche es que el homenaje a la víctimas del 2017 es un poco menor, sólo simbólico, sin mucho impacto, y aunque se menciona a Oaxaca y demás lugares afectados, todo parece seguir girando en torno a la ciudad de México.

Lo único por lo que vale la pena ver es que se supone que lo recaudado irá en apoyo a las víctimas. Esperemos así sea, sobre todo en el Istmo.

El Entremés

⋆ ⋆ ⋆ Vale la pena

Los Adioses de Natalia Beristáin no es la típica biopic que repasa la vida y obra de una escritora, Rosario Castellanos, sino es un drama espejo en el que el pasado y presente de la autora de Balún Canan se manifiestan simultáneamente, develando el hilo conductor de su más grande miedo y también de mu más gran amor: Carlos Guerra.

Y es que es en el espejo donde lo público y lo privado convergen, donde reconocemos a una Rosario Castellanos feminista, quizá la más intelectualizada de su tiempo, pero también vemos a la Chayo víctima del “Eterno Femenino”, doblegada ante el chantaje disfrazado de amor que ejerce sobre ella su pareja sentimental de toda la vida.

Incapaz de dejar de escribir, decide tomar cuesta arriba las riendas de su vida como creadora, arrastrando tras de sí toda la carga que un novio-marido infiel pueden infringir. Así pues, la película de apenas 1 hora 26 minutos, viaja a través de fragmentos “clave” intercalados en los que por momentos parece estar más centrados en la figura y daño que causa Carlos Guerra, que en lo que piensa y produce Rosario Castellanos.

Recreando muy bien el vestuario y el diseño de arte de los años 50 en adelante, con una iluminación claroscura por momentos, luminosa por otros pero muy bien cuidada, con una paleta de colores rayando en los tonos pastel sobrio, la película parece a veces un duelo de diálogos inteligentes para tratar de demostrar la inteligencia de Rosario y la malicia de Guerra, sintiéndose por momentos poco empática o muy “inteluactilizada”.

Sin embargo, como pieza exploratoria de una de las escritoras fundamentales de México, Los Adioses resulta indispensable.

El Plato Fuerte

⋆ ⋆ ⋆ Vale la pena

Apenas está arrancando el 22° Tour de Cine Francés, y Señor Sabelotodo es la segunda de 7 películas que se estarán proyectando; y que a diferencia de la primera (Normandía al desnudo) resultó mejor, mucho más centrada, menos dispersa y mucho mejor contenida su hora 38 minutos, que hacen sentir al espectador que ni le falta ni le sobra tiempo.

La historia se centra un tópico que ya hemos visto varias veces: un tipo que vive felizmente soltero, libre de todo compromiso, hasta que algo inesperado, por lo regular un adolescente, llega a su vida; complicando en un inicio su rutina para después cuestionar sus prioridades y valores como ser humano.

Aquí el ingrediente extra, y muy original, es que aparte del tío que lo tiene todo y que es un exfutbolista profesional que ahora entrena adolescentes, está el sobrino que llega inesperadamente a su vida y que padece síndrome de Asperger; lo cual servirá de pretexto para entablar una serie de relación entre el futbol y el ajedrez, creando un vínculo tan especial entre sobrino y tío haciéndonos ver que incluso personalidades aparentemente opuestas, pueden encontrar puntos en común.

Quizá la idea de la película también sea sensibilizar sobre este sector a veces invisibilizado, y sobre lo importante que es que se le brinden las atenciones y oportunidades necesarias para poder encontrar un lugar en la sociedad y no dejarlos encerrados en “hospitales” o sus casas, envueltos en su burbuja hasta que su “luz se apague”.

Un personaje femenino adhoc con la trama nos describirá el síndrome como “un marciano que está conociendo la tierra”, es decir, el chico en cuestión tiene una curiosidad por las cosas que lo hacen interesarse en muchas temas, además de poseer una capacidad metal muy singular capaz de encontrar y generar patrones que lo vuelven alguien muy inteligente.

La mejor parte de la película es cuando el niño logra demostrar cómo el ajedrez puede ayudarle a entender el futbol y por lo tanto entablar una relación más estrecha con su tío, a tal grado que comienza a encontrar un lugar en un equipo de fútbol, sin dejar de lado que su tío poco a poco se está volviendo un poco más sensible y menos egoísta.

Aunque la resolución de la trama parece obvia, hay una revelación muy bien construida que hace que la historia se resuelva de forma natural pero no de manera obvia, ni melosa ni muy edulcorada.

El diálogo que entabla esta película con la serie de Netflix Atypical es inevitable. Aquí su servidor sólo ha visto la primera temporada (bastante decente en cuanto a número y duración de capítulos), así que aprovechando comenzará con la segunda temporada (ídem).

No olvide que antes de cada función del Tour de Cine Francés, hay un cortometraje mexicano, así que procure llegara tiempo. Esos cortos son todo un plus.

Por su cuenta su servidor tratará de tramitar sus primeras impresiones de las películas aquí: https://www.facebook.com/JosueCinefago/?ref=br_rs

El Postre

Este martes 18 y miércoles 19 de septiembre se proyectará Rodando hacia ti (12:00, 2:40, 5:20, 8:00 y 10:35).

Para el jueves 20 y viernes 21 se proyecta Gaugin, viaje a Tahití: 12:00, 2:25, 4:50, 7:15 y 9:40.

Sábado 22 y domingo 23 pasarán Cara de Ángel: 11:00, 1:25, 3:50, 6:15 y 8:40.

Para el lunes 24 y martes 25 Sin dejar huellas a las 12:00, 2:35, 5:10, 7:45 y 10:20.

Y el miércoles 26 y jueves 27 El regreso del héroe a las 12:00, 2:15, 4:30, 6:45 y 9:00.

La Gula

⋆ ⋆ Puede verla

Sin haber visto las dos anteriores, este Cinéfago se aventó a ver Johnny English 3.0, sobre todo por el actor Rowan Atkinson (Mr. Bean) quien es toda una institución de la comedia física y de situación; y la verdad no decepcionó.

La trama de esta nueva entrega radica en que es ya un agente retirado de la vieja escuela y que ahora sólo es un “simple” profesor. Un ataque cibernético hace que sea el único agente disponible para la misión lo que lo llevarán a una serie de ires y venires entre sus métodos análogos ante una amenaza cibernética.

La mejor escena es cuando él cree haber actividad un sistema de entrenamiento de realidad virtual pero andará por la ciudad de Londres causando desmanes reales. La sincronización entre lo virtual y lo real es tanta, que sólo queda divertirnos con los desatinos de este “súper agente”.

La verdad es que visualmente tiene buena producción y efectos visuales que le permiten a uno disfrutar las tropelías de este singular personaje, a excepción de una efecto visual final del yate que deja de ser un poco creíble, pero para entonces ya estamos a punto de terminar la película que realmente no altera nada.

No es la mejor comedia física del año, pero Rowan Atkinson nos sigue divirtiendo en donde lo pongan aún a sus 61 años.

El digestivo

⋆ No se moleste

La verdad ya no quería escribir sobre La Monja, pero entonces el haber ido al cine en verdad habría sido una pérdida de tiempo. No he escuchado a nadie que diga que le haya gustado esta película, sin embrago es la que más horarios de función tienen y la que la mayoría de la gente a estado yendo ver al cine.

Creo que visualmente no es tan mala, de hecho logra crear algunas buenas atmósferas, pero son tan pasajeras y tan aisladas que de ahí no pasan. Me sorprendió que la música nos recordara a la banda sonora de Drácula de 1992, pero igual, es un elemento que sólo servían para ambientar y que luego desaparecerá.

Los personajes sólo están ahí para sobrellevar la trama, pues nunca establecen un lazo afectivo entre ellos ni con el público como para estar muy preocupados por ellos. Hay algunas caracterizaciones quizá de maquillaje muy bien ejecutadas como la de la monja ahorcada, pero todo lo demás son efectos viales (pasables) y los clásicos Jump scare tan básicos que saliendo de la sala, lo único que piensa uno es a dónde ir a comer tacos.

Para eso, y para nada más da esta película.

La Sobremesa

  • Evítela como la plaga

Ya entrado a ver La Sirenita estaba súper arrepentido, no veía pa dónde y de mi lado izquierdo un señor dormía, del otro una niña por momentos se aburría, por momentos se asustaba, y su padre ya no le quedaba más que esperar a ver en qué terminaba este remedo de película fantástica.

Ya después me acordé que el Cinito BS proyectó La Forma del Agua y pues me arrepentí de no haberme acordado a tiempo.

En fin, la historia aunque anglosajona, trata de contar una versión distinta de La Sirenita de Disney, en dónde una niña (Loreto Peralta, No se aceptan devoluciones, 2013) a raíz de una enfermedad (no sabemos cuál) y de una artículo periodístico sobre una pócima mágica de agua de sirenas, serán el pretexto suficiente para conocer a personajes con cualidades distintas a los que no hay que juzgar sino aceptar tal y como son (mejor vean Ana y Bruno, ahí el espectador se da cuenta de qué tanto es capaz de aceptar las “diferencias” de otros).

La historia por momentos crea buenos composiciones visuales, pero la historia no ayuda en nada así que lo ganado en lo visual se lo echa a bajo su poca solidez argumental. Se siente tan vacua y a veces tan forzada, que se ve que los escritores o el guionista (si es que lo hubo) al final dijo: pues que haya magia, que echen poderes y zaz, santo remedio.

No sentí que nadie saliera satisfecho de la sala, y eso en verdad es triste. Pero más triste es saber que hay padres que no les importa o lo que ven sus hijos (por muy chafa que sea) o en qué gastar su dinero, cuando las bibliotecas BS ofrecen ciclos de cine infantiles mejor curados y además gratis.

Pero haya ellos si crían “cuervos” que después les quieran arrancar los ojos por llevarlos a ver este tipo de películas insulsas.

*Cinefágo: El que tiene el hábito de comer y devorar cine.

#SeValeLaGula




There are no comments

Add yours