bella

Cinéfago*: “El niño es el padre del hombre”

JOSUÉ SALVADOR VÁSQUEZ ARELLANES

El Menú

Aún más Bella | Mamá y Papá | Eres mi Pasión | Cuando Ellas Quieren

El Entremés

⋆ ⋆ Vale la pena

Aún más bella fue quizá de lo más interesantes que propuso el Tour de Cine Francés el año pasado y ahora actualmente llega cartelera, en donde una mujer que va saliendo de un tratamiento contra el cáncer, tendrá que afrontar sus inseguridades mediante clases de baile, una relación amorosa imprevista, y las asperezas familiares que todos tenemos. Ideal para esas amigas que están en las buenas, y en las malas; y para algún caballero que quiera quedar bien con alguna dama llevándola al cine (dado que no hay mucho de donde escoger).

El Plato Fuerte

⋆ ⋆ Puede verla

Cine Caníbal se ha caracterizado por  traer a México algunas de las películas más arriesgadas que hemos visto en los últimos meses, y Mamá y Papá no es la excepción. Colocada en los códigos del horror, la sátira y el humor negro, esta historia propone un argumento antinatural y por lo mismo atractivo: padres de familia que hartos de sus hijos (millenials) que han procreado, deciden, contra todo instinto, matarlos de la manera más violenta posible.

Lo interesante es que su argumento es anti-natural y arriesgadamente válido: sólo quienes dieron vida, son quienes pueden quitarla, así que sólo los padres pueden matar a sus propios hijos, lo que hace que haya un margen de incertidumbre y uno mucho más reducido de escape.

La película no pierde tiempo tratando de explicar el origen de esta anomalía, más bien nos planta desde el inicio en lo que ya está sucediendo, y cómo los protagonistas, un hermano y una hermana con su novio, tratarán de no ser asesinados por sus progenitores; que por más que los aborrezcan al final son de cuentas los que les han dado la vida y cuidado.

La edición es abrupta, acentuando la sensación de ansiedad con tomas muy cerradas y planos holandeses ideales para trasmitir desequilibrio. La música es raramente contrapuesta, con melodías amenas en situaciones peligrosas, y con música de suspenso en situaciones que no deberían representar peligro pero que van dosificando el suspenso de principio a fin.

Lo interesante de la película es la propuesta conceptual que lanza al espectador: en qué momento el ser padre le puede arrebatar la identidad y sueños a un par de personas, o qué tantos sueños han sacrificado nuestros padres para simplemente ser eso, unas simples padres que trabajan para mantener nuestro estilo de vida, y que ven poco a poco cómo su vida se va, mientras nosotros, los hijos, vamos cobrando cada vez formando nuestra propia vida, en mayor o menor medida, a costa de ellos.

El tono fantástico de la película ayuda a explorar un par de ideas que no son tan irreales: qué tanto de la identidad propia le arrebata a una persona el tener que ser padres (tener vida propia), y qué tanto los hijos “matan” poco a poco no sólo los sueños, sino la vida personal de sus padres con cada uno de los cuidados cotidianos que implican el ser buen o mal hijo.

 El Postre

  • Evítela como la plaga

Enganchándose en la fiebre del mundial, Eres mi pasión se suma junto con Tuya, Mía…Te la Apuesto y la telenovela La jefa del campeón, a los intentos de comedia mexicana que han aprovechado este evento para “ensalzar”, sino es que mofarse, de la afición mexicana pintándola de lumpen, Kitsch y popular, pero tan apasionada, que parecen seguir describiendo nuestra idiosincrasia y la opción de redención nacional con la que millones se identifican.

Aunque la premisa se exagera desatando situaciones y actuaciones que se ven forzadas, la película guarda una que otra curiosidad que se salva como: la actuación (y corte de cabello) de Silverio Palacios; la escena de la primera actriz Patricia Reyes Spíndola; la narración en off de Christian Martinoli con su estilo inconfundible, como si la historia fuera un partido de fut; un niño que cambia el celular y las redes sociales por “La Metamorfosis” de Franz Kafka; y alguna que otra escena de Liz Gallardo (yo si le iba a Santos).

De ahí en fuera Mariana Treviño parece no querer soltar el tono de Isabel Iglesias (Club de Cuervos),  el personaje de Juan Pablo Medina es tan poco creíble y sobre actuado que da pena; y al final de cuentas todo se resume a una película promocional del Cruz Azul.

Así que sólo los fanáticos de la Máquina Celeste, corazón de cemento, disfrutarán la película al máximo, sobre todo con los cameos de Oscar “El Conejo” Pérez que sale como “portero” de un edificio (qué ingeniosos), o el de Benjamín Galindo como (para qué quebrarse la cabeza) el mismo Benjamín Galindo; y otro güero que ni recuerdo.

En resumen: la película es como la selección mexicana, bien-intencionada, pero a sabiendas que en cualquier momento te decepcionará.

P.D. Ninguna selección como la de “El Brodi”, esa sí era selección chingá!

La Gula

⋆ No se moleste

En el ‘mocho’ y burgués Chick flick titulado Cuando Ellas Quieren, un cuarteto de mujeres mayores (siempre rodeadas de alcohol pero que al ser exitosas es socialmente aceptable), se emocionan al comenzar a leer la trilogía de “50 sombras de Grey”, por lo que tomarán riesgos que pensaron que con la edad no volverían a tomar.

Los mayores riesgos que tomarán estas mujeres son:

Que Vivian (Jane Fonda) le dé un chance al amor (qué ruda). Que  Diane (Diane Keaton) le confiese a sus hijas que tiene un novio nuevo (pobre Andy García) y que quiere estar con él (qué atrevida). Que Sharon (Candice Bergen) reactive sus perfil virtual de citas (qué intensa). Y que Carol (Mary Steenburgen) descubra que el poco apetito sexual de su esposo era por una crisis de la edad (qué original).

No quiero pensar qué pasará con ese Book Club (titulo original de la película) cuando descubran Justine o Juliette del Marqués de Sade, capaz que les da un infarto a todas con algo así:

“La espléndida abadesa suspiró con deleite y se dejó caer sobre nosotras; su lengua caliente y húmeda se abrió paso por la parte interior de mis muslos; después cambió un poco de posición para dejar que Eufrosina hiciera lo mismo con ella, y yo, sometiéndome con gozo al magnífico encanto de todo eso, tomé a la hermosa Eufrosina por las caderas y metí la cabeza entre sus piernas completando el terceto.”

«Juliette, o las prosperidades del vicio», de Marqués de Sade.

Cinéfago*: El que tiene el hábito de comer y devorar cine.

#BoneAppétit

 




There are no comments

Add yours