hilofantasma1-c-1078×799

Cinéfago*: El amor es perversamente bello

JOSUÉ SALVADOR VÁSQUEZ ARELLANES

El menú

Oaxaca Cine | El Hilo Fantasma | Deadpool | Hogar

El Entremés

⋆ Deje todo y corra a verla

Oaxaca Cine comenzó con sus funciones dobles proyectando 13 títulos de la 64 Muerta Internacional de la Cineteca Nacional en 13 días. El viernes (18 de mayo) proyectó El Tercer Asesinato de Hirokazu Koreeda, película que acaba de ganar La Palma de Oro en Cannes 2018. También ya se proyectó Lucky, drama íntimo reconciliador que resultó toda una joyita; por lo que la calidad de las películas que se proyectan es de primera línea.

Así que vaya a las que pueda. ¡O no! Mejor vaya a todas. Pero si se siente intrépida, intrépido, aviéntese la última: Stalker: La Zona, para muchos la mejor película de ciencia ficción de la historia;  o al menos una de las mejores. ¿O le teme al éxito?

El Plato Fuerte

⋆ ⋆ Vale la pena

Alguna vez oí decir que Paul Thomas Anderson era el nuevo Stanley Kubrick del cine, pero en lo que el tiempo nos permite dictaminar dicha aseveración, hablemos de su última entrega que le valió (obvio) el Óscar y demás premios a Mejor Vestuario con El Hilo Fantasma.

Reynolds Woodcock (última actuación de Daniel Day-Lewis) es un diseñador de modas famoso a mediados de los años 50 en Londres, y así como sus vestidos son famosos entre la monarquía y la burguesía de su tiempo, también serán conocidos su carácter duro, su inquebrantable disciplina y su pulcro porte al momento de vestirse.

Como todo genio su rutina y manías deben ser inalterables, una variación mínima en el desayuno y todo su día se verá arruinado. Pero tampoco es un misántropo, pues su hermana Cyril es su mano derecha, y Reynolds aunque hermético, suele estar acompañado siempre de alguna mujer. Una mujer que claro, acepte incondicionalmente sus términos y de las que se deshace cuando siente que ya no encajan en su vida.

Reynolds trabaja incasablemente, ama su trabajo de diseñador, pero sus largas jornadas lo dejan exhausto, por lo que es común que tome algunos descansos. En uno de ellos conocerá a la torpemente bella Alma (Vicky Krieps), una camarera de la que rápidamente se enamorara por su peculiar belleza.

Alma se convertirá en su nueva musa. Pero Alma, que nunca se consideró bella, se sentirá intimada cuando Reynolds mida su belleza al tomarle sus medidas: “No, no, estás perfecta. Mi trabajo hará parecer que tienes más busto. Si así lo elijo” le dirá él. Pero también se sentirá apreciada, única, elegida, cuando Cyril le diga: “Tienes la figura ideal. Sí. Le gusta que tengan pancita”. Porque más allá de una belleza despampanante, la de Alma es una belleza sutil y extrañamente sobrecogedora, pura, natural.

Una de las mejores manías de Reynolds, es esconder objetos o palabras zurcidas en los dobleces o interiores de las prendas que diseña. Reynolds diseñará vestidos exclusivos para Alma, y ella en cambio aprenderá que los vestidos deben ser dignos de portarse y en ellos se lleva el prestigio de la casa diseñadora. Pero sobre todo, Alama aprenderá a amar a Reynolds lo que no será cosa fácil para los dos.

Lo mejor de El Hilo Fantasma es que vemos cómo se va zurciendo un amor entre un Reynolds que controla cada aspecto de su vida, y de una Alma plena y conscientemente sumisa. Pero al mismo tiempo, un amor en el que Reynolds aprenderá a ser vulnerable (cuando enferma), para entregarse completa y abiertamente a los cuidados de Alma.

Lo bellamente perverso o perversamente bello es como Reynolds y Alma, Alma y Reynolds, decidirán darle un equilibrio a su amor o enmarcarlo en un círculo vicioso, en el que él acepte ser enfermado y cuidado por ella, para después de recuperado, ella trabaje a su lado y completamente para él, con todas sus exigencias y manías.

Porque la belleza, por perversa que sea, lo sabemos, siempre tiene y tendrá un sacrificio y un precio.

El Postre

⋆ ⋆  No se la pierda

Todos quedamos encantados con la irreverencia de Deadpool, así que Deadpool 2 no podía ser la excepción, y aunque no decepcionó y quizá sí supere a su primera entrega, sigue recurriendo a trucos ya sabidos y probados que cautivan al público pero no más allá que el efecto de risa.

De entrada recurre a un uso de la estructura narrativa ya usado y que siempre engancha al público, iniciar en el punto más alto de una situación, para inmediatamente recurrir a un flash-back que nos contextualizará por qué el personaje hará lo que hará, tratándonos de sorprender con una declaración de suicidio cuando sabemos que es muy difícil que Deadpool muera. Lo que sigue después es una serie de secuencias de acción y peleas en donde se asoma el ya clásico tono gore.

Y es cuando viene el primer giro inesperado: una muerte que el mismo público sufre, y que re-finirán el ánimo de Deadpool volviéndolo no oscuro, pero si más pesimista. Lo cual resume el resto de la película en cómo Deadpool saldrá del hoyo de la depresión.

La integración de Josh Brolin como Cable es el punto más acertado de Deadpool 2, pues no sólo presenta a un antagonista a la altura del anti-héroe; sino quizá hasta más poderoso que el mismo Deadpool pero que mostrará los claroscuros necesarios para darle dinamismo a la trama. Además que su forma de luchar y su arsenal es atractivo y bien utilizado en pantalla.

Pero Deadpool comenzará a rayar en lo manierista, al integrar todavía a más de una decena más de personajes (que se volverán intrascendentes) tanto nuevos como ya conocidos, para sólo al final destacar el buen ángel de Domino (Zazie Beetz <3); donde su súper-poder de buena suerte se volverá tan cómico pero a la vez tan útil que no extrañará que le realicen un Spinoff.

Aunque el conflicto de Deadpool radica en si ayudar o no al mutante adolescente obeso y con traumas de abuso, dado que no le importa nada ya, el chico que interpreta a Russel logra mostrar muy bien ese paso del miedo a la ira, haciendo que el conflicto de la trama se potencialice y todo se vuelve una conteo regresivo tenso, pero con la suficiente dosis de humor para hacerlo ameno donde al final hacer lo correcto siempre será la salvación.

Los chistes abundan a diestra y siniestra, hay para todos y para todo, no sólo haciendo mofa del mundo DC, sino también del MARVEL y hasta de Disney Pixar. La cuestión radicará en qué chiste hará reír más, y qué tantas referencias capta el público para poder medir su nivel de disfrute de la película. Pero hasta de eso hace mofa Deadpool, sabiendo que tendremos que googlear muchos de los chistes que dijo, como el del Dubstep.

Pero sin duda la mejor referencia-homenaje que hace Deadpool 2 es la canción “Take on Me”, al emular el videoclip con una escena que combina dos realidades que se traslapan.

Aunque la película mete el dedo en la llaga con el tema de pederastia, parece solo mencionarlo pero no querer ser tan explicativo o explícito al respecto, dejando todo en un tono de “humor negro” a base de groserías, chistes escatológicos y sexuales, que en la vida real serían tachados de mal gusto.

Mi amigo se moleste cuando hablo con groserías, pero las disfruta cuando las ve en una película. No entiendo.

Pero el mayor desperdicio fue el personaje de Negasonic Teenage Warhead (Brianna Hildebrand), la cual sólo sale en pantalla para cumplir con la cuta de diversidad sexual, pero que es intrascendente en una película que lo único que toma en serio es la burla y la exageración; como ese final prolongadísimo en el que el personaje está a punto de morir, y que primero divierte, pero que después termina abusando del mismo chiste.

Sólo esperemos que el chiste de Deadpool de convertir esto en una nueva franquicia de 12 años, se quede en sólo eso, un chiste.

La Gula

⋆ No se moleste

Anunciada como la versión Kids: Vidas Pérdidas del S.XXI, Hogar muestra el abandono afectivo e ideológico que padecen los adolescentes europeos de hoy en día, y cómo buscan una identidad en la rebeldía, el sexo y la violencia, destacando en esta película más la “rebeldía” (clase mediera) que cualquier otra cosa.

Para nada se le iguala a Kids, y aunque tienen ciertos momentos fuertes y pretende mostrar la vacía que está la vida de varios jóvenes pese a que pueden vivir cómodamente, el ritmo y la trama no son muy atractivas lo que la vuelven un mosaico de estampas más o menos enlazadas con una historia.

Cinéfago*: El que tiene el hábito de comer y devorar cine.

#BoneAppétit




No hay comentarios

Añadir más