anay

Se deshace Frente por ambición de Ricardo Anaya y pasividad de PRD

Al PRI se le están acomodando los astros: el Frente Ciudadano por México perdió la oportunidad de definir primero un programa de transición a un nuevo régimen político y se quedará como una frágil alianza legislativa; el responsable del fracaso se llama Ricardo Anaya Cortés, presidente nacional del PAN, quien se ha empeñado en ser el candidato presidencial del Frente PAN-PRD-MC.
La oportunidad política que abrió el Frente estuvo en la posibilidad de definir primero el proyecto de reforma integral de sistema/régimen/Estado y después perfilar una candidatura funcional a esos objetivos. Pero Anaya se dedicó a operar su propia candidatura y pospuso las dos metas adicionales del Frente: un programa de reforma integral y una alianza estratégica con organizaciones ciudadanas demandantes de la transición.
Lo que le queda al Frente es la asignación de candidaturas plurinominales a ciudadanos críticos del sistema/régimen, pero la disputa por esas posiciones está controlada por las burocracias partidistas.
De ahí que el fracaso del Frente ayudará al PRI por la fragmentación del voto entre cuando menos seis aspirantes: PRI, PAN, PRD, Morena y dos ciudadanos. Si se espera una media de 55% de votación del padrón electoral de 86 millones, entonces los votos a repartir serían 47.3 millones. La derecha saldrá dividida –PAN y Margarita Zavala de Calderón–; el populismo también se fragmentará –PRD y Morena–; y los independientes llegarán divididos: Margarita y Jaime Rodríguez El Bronco.
Hasta donde se tienen datos, en el PRI no habrá fracturas como en 1970, 1976, 1982, 1988, 1994 y 2000. El manejo de las nominaciones por parte del presidente Peña Nieto podría remitir a 1975 cuando Echeverría repartió posiciones de poder para beneficiar a todos los precandidatos: López Portillo como candidato, Muñoz Ledo al PRI, Augusto Gómez Villanueva a la secretaria general del PRI, Hugo Cervantes del Río al PRI del DF y Carlos Gálvez Betancourt a la Secretaría del Trabajo. El precandidato institucional, Mario Moya Palencia, secretario de Gobernación, entró al servicio diplomático.
El Frente fue un factor disruptor del proceso presidencial del 2018 en tanto que planteó la alianza PAN-PRD que había sido exitosa en gubernaturas y en función de la primera declaración de Anaya de buscar el cambio de régimen. La transición que traicionó Vicente Fox en el 2000 al sacar al PRI de Los Pinos, pero manteniéndolo en la estructura de decisiones presidenciales pudo haberse reencauzado; sin embargo, en realidad ni Anaya, ni la perredista Alejandra Barrales, ni el acomodaticio Dante Delgado comprendieron el concepto de reforma de régimen.
En términos ideales, el modelo de reforma integral planteado retóricamente por PAN-PRD-MC exigía nuevos ritmos políticos: una candidatura presidencial no partidista, un plazo no mayor de dos años para operar reformas, una alianza legislativa opositora mayoritaria, una convocatoria a congreso constituyente para el 2021 y una nueva república.
La transición española se apareció, de nuevo, como referente: reforma política para elecciones democráticas, Pactos de la Moncloa para el nuevo modelo de desarrollo y Constitución. Frente a la propuesta original opositora de cambio de régimen, el PRI aparecía con la continuidad del modelo de desarrollo neoliberal con 2.2% de promedio anual de PIB y a partir de ahí relaciones sociales y políticas funcionales a ese objetivo de mercado, con el PRI de siempre.
Sin un Frente opositor para la reforma integral, el PRI puede quedarse en el poder otros 24 años.
Política para dummies: La política es la habilidad para darle contenido social al poder.
Sólo para sus ojos:
·             Más que decirles gordas a las juchitecas, la nota que involucra a Elena Poniatowska se localiza en su petición del voto para la zapatista Marichuy y no para López Obrador. En los pasillos de la disidencia dicen que el tabasqueño ha comenzado a cortar alianzas con figuras radicales porque él ya se ha corrido para el centro-derecha.
·             Aumentan los robos en calles y pequeños negocios. La delincuencia al menudeo es difícil de controlar porque no conforma bandas, aunque también no hay que descartar que algunos policías capitalinos controlan a los delincuentes vía pequeñas cuotas.
·             Presionado dentro y fuera, el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, ha comenzado a improvisar decisiones sin atender los tiempos políticos. El desastre de la recolección de firmas de apoyo a independientes careció de previsión; y cada día cambia la jugada, con la circunstancia agravante de que los tiempos estaban apretados.



No hay comentarios

Añadir más