ya

Pinta callejera

A un mes del sismos de 8.2 grados Richter del 7 de septiembre, sumados los miles y miles de personas afectadas por la desgracia en su persona y sus propiedades, en tiempos de discordia política y crimen, nuestra gente se levanta con el lenguaje cotidiano como lo hiciera en otro tiempo y en todos los tiempos, la lengua diaria es nuestro bien común que libera de los políticos y sus consignas miserables. Enmarco el hecho terrible, el terremoto, su fecha punzante, como el inicio del cambio que con la voz y participación de todos lograremos.  La traducción al zapoteco de estos poemas es de Ricardo Santos, gente sencilla (crs).

Pinta callejera

Todos buscan algo en la vida

un perro

un cielo

el sombrero

todos buscan algo

un caracol

una vela

un camino

todos buscan

un libro donde aparezca escrito  lo que se busca en la vida.

Tie´ neza

Guira´ruyubi xixha lu guedanabani

Ti bi´cu´

Ti guiba´

Guidi banda

Guira´ruyubi xixha

Ti bi´chube

Ti gui´ri´

Ti neza

Guira´ruyubi

Ti xquiapadidxha  ra guidxeela ca guenda ruyubi

lu guendanabani.

 

Madrugada

La luna sube desde el pescuezo de los perros.

 

Nu xcanda

Beu rigui´ba de´pe´ ya´ni ca bi´cu´

 

 Sábado en la tarde

 Ese sábado ¿cómo supiste que traía dinero para el café?

El músico callejero,

Los portales del palacio,

los hombres en la mesa no sabían

que traía dinero para pagar el café.

 

Lu xhopa gubixha huadxí

Lu xhopa gubixha huadxí  ¿Xi sica gunnu canaca ´bidxidxi´stí nisa mun?

Guedxhe zaa ze neza

Ca bitigui bi lee yoo lahui

Ca nguíu lu luunahuagu qui ñannaca´

Canaca ´bidxichi guiaxa nisa muu

 




No hay comentarios

Añadir más