patters

Cinéfago*: “A veces las páginas vacías dan más posibilidades”

JOSUÉ SALVADOR VÁSQUEZ ARELLANES

Paterson | Hazlo como hombre | Verónica | Casi una gran estafa | Atómica | La Torre Oscura

⋆ ⋆ ⋆ ⋆ Deje todo y corra a verla

⋆ ⋆ ⋆ No se la pierda

⋆ ⋆ Vale la pena

⋆ Puede verla

  • No se moleste
  • • Evítela como la plaga

El aperitivo

Lo invito, la invito a sintonizar Canal 5 de TV abierta, todos los jueves en punto de las 7:15 am, donde hago algunas recomendaciones de cine para el fin y a veces inicio de semana.

Y a partir del viernes 15 de septiembre, este cinéfago asistirá a ver las películas de 21 Tour de Cine Francés, y pretende reseñar día a día todas y cada una de ellas para comentárselas a usted, incluidos los cortometrajes mexicanos que se proyectan previo a las películas. #EstéPendiente

El Entremés

⋆ ⋆ ⋆ No se la pierda

Si es de los que se perdió Paterson el pasado sábado 2 de septiembre en Oaxaca Cine, pues búsquela y auto regálese una de los mejores momentos que tendrá con el cine independiente. Una película capaz de dialogar con todo tipo de espectador dispuesto a dejarse llevar por una trama pequeña, pero con grandes momentos de ternura, humor y camaradería. En lo personal a este cinéfago le dejó el pretexto suficiente para hablar de ella y convivir con amigos a los que estimo mucho pero he frecuentado poco.

Paterson es una película noble, amable, que le dejará un buen sabor de boca, tanto que se ha vuelto una de las 10 favoritas de este cinéfago de las 104 películas va viendo en el año, tanto que a la mitad de la película a este cinéfago se le olvidó la empapada que se dio ese día para llegar a la función; y tanto así, que este cinéfago decidió re-bautizar al perro de la casa como Marvin. #YaSabráPorQué

Aún no le he preguntado el dealer de las películas si la tiene, pero confío en que sí, y sino de mientras la puede ver en línea aquí (OPCIÓN 3+►). Ponga atención al fragmento del minuto 49:38 al 51:15, hay un amable guiño a la película Un reino bajo la luna (Moonrise Kingdom) de Wes Anderson, una de las consentidas de este cinéfago. Buscándola se encuentra, y si no la puede ver en línea aquí (Opción3+►).

Y puede hacer combo viendo del mismo director Sólo los amates sobreviven, una película con el mismo tipo de sensibilidad, pero con personajes más sibaritas pero entrañables; disponible en Netflix, en el tianguis, el Modulo Azul, o en línea aquí (HTLM5+Ver Online+►) #DeNada

El Plato Fuerte

⋆ Puede verla

Aunque lo más seguro es que ya habrá visto Hazlo como hombre, sino lo ha hecho puede, pero sólo si también le va a entrar a discutir, en mayor o menor medida, el tema de la homosexualidad visto desde el cine, ¿o qué, le saca?; y al mismo tiempo el por qué ésta película se ha convertido en una de las más taquilleras del cine mexicano, y lo que eso dice de nosotros como país, como industria y como público.

Haciendo un pequeño recuento de las películas qué este cinéfago ha visto sobre el tema de la homosexualidad me encontré con:

La carta, cortometraje mexicano sobre el amor lésbico escondido entre dos mujeres indígenas, y el gran peso que significa esto dado en un contexto rural, fácilmente dado en Oaxaca.

Quebranto, documental mexicano sobre Pinolito, actor mexicano de los años 70, que ya un tanto adulto decidió ser transexual y llamarse Coral Bonelli, aunque esto le costara el fin de su carrera así como la estigmatización y discriminación de su persona.

Morir de pie. Esta sí está más densa. Documental mexicano sobre un luchador social con un parecido físico al Che Guevara, pero que tras enterarse de una enfermedad mortal, decide llevar a cabo una revolución personal para convertirse en la mujer que siempre llevó dentro.

Carmín tropical, que el maestro Jorge Ayala Blanco señala como la película que mejor representa una nueva Época del Cine Mexicano, y que su protagonista pone en pantalla el trasvestismo a través de un thriller muxe sobre homofobia e intolerancia. #100%Oaxaqueña

El lugar sin límites, película mexicana de 1977 dirigida por Arturo Ripstein. La escena entre La Manuela y Pancho se volvió emblemática, donde el segundo descubre su lado homosexual ante la primera, una travesti de prostíbulo.

Salir del armario, película francesa de 2001, donde un empleado de una empresa de preservativos, al enterarse que será despedido, es aconsejado que se haga pasar por homosexual para evitar que lo despidan por discriminación. Es decir, desde hace 16 años los franceses ya hablaban de este tema en el cine.

Chicos y Guillermo, ¡A comer! Y aún en 2013 los franceses siguen abordando el tema con humor, siendo esta película el mejor ejemplo de la crisis de identidad sexual hablada en primera persona y con un humor inteligente al alcance de cualquier espectador.

La vida de Adèle, película francesa igual de 2013 que causó controversia por mostrar explícitamente, la madurez emocional de una chica de 15 años a partir de una relación lésbica con otra chica de cabello color azul.

El extraño del lago. Ah chingá, también de 2013, también francesa y dirigida por Alain Guiraudie, que hablan sobre un lago de aguas azul turquesa cerca de un bosque, en la que se reúnen hombres y donde Franck pasa el tiempo con su amor platónico Henri, mientras flirtea con Michael, un adonis oscuro y peligroso.

Animal Vertical, del mismo director Alain Guiraudie, y que tiene una de las escenas homosexuales más bizarras que este cinéfago haya visto este año, pero que están dentro del universo de la película con un final de los más poéticos vistos este 2017.

Xenia, una película griega de 2014, donde uno de los protagonistas es homosexual, y que ponen de manifiesto no sólo la homofobia, sino también la migración y la intolerancia a las minorías.

Pelo malo, película venezolana de 2013 (qué onda con el 2013), quien cuenta la historia de Junior, un niño de 9 años quien se quiere alaciar el cabello para salir bello en la foto de la escuela, lo que le causará problemas con su madre viuda a quien no le parece que se “afemine”, obligándolo a tomar una dolorosa decisión.

Todas estas, a excepción e Animal Vertical y Pelo Malo, las encuentra en la plataforma https://www.filminlatino.mx/coleccion/lgbt

En resumen, el tema de la identidad y/o preferencia sexual, es algo que se ha abordado en el cine de las más diversas maneras, pero siendo este un tema sensible y de susceptibilidades, por mucho que sea una película de comedia como Salir del armario o Chicos y Guillermo, ¡A comer!, en todas estas hay un mínima reflexión honesta sobre el tema homosexual, lésbico, bisexual, transexual, travesti o transgénero (LGBTT).

Uno de los puntos cruciales que habría que criticar de Hazlo como hombre, es que aunque se ufane de ser una película que señala el tema de la homofobia, lo que realmente devela es una “franca oda al machismo recalcitrante disfrazada de panfleto sobre la tolerancia”.

Casi no encontré críticas que le entrarán al análisis de Hazlo como hombre, y de las pocas que encontré la mejor fue la de Kristoff Raczynski, y que en su video Estoy Harto de Éstas Películas: Hazlo Como Hombre resume varios puntos que valdría la pena pensarlos como consumidores de cine nacional, por ejemplo que: no está mal que a los mexicanos nos gusten las comedias románticas, pero no habría que conformarnos con esfuerzos y resultados mediocres que buscan el chiste fácil, priorizando las ganancias antes que a catarsis del espectador.

Sí existe la intención de abordar el tema del machismo y la homofobia, pero no se arriesga como alguna de las películas mencionadas anteriormente y se conforma con el chiste fácil y que además son vulgares y escatológicos, lo que no tiene nada de nuevo pero que cuando vas en familia resulta hasta incómodo; además de caricaturizar estereotipos que para bien o para mal hemos adoptado sobre hombres y mujeres, pero que al momento de ver lo fútil y burdo que lo lleva a cabo Aislinn Derbez con su papel de la “típica” novia desquiciada, te das cuenta de lo hueco del contenido, porque sólo lo caricaturiza más nunca lo crítica. ¿No sería eso una especia de apandría?

Otro tema que pone en la mesa Kristoff es sobre la industria del cine mexicano, esto porque Hazlo como hombre resulta una coproducción mexicana-chilena, lo que se traduce a que cualquier director extranjero con cualquier comedia romántica, por bofa que sea, le pones un par de actores conocidos (pareja en la vida real lo que la hace, quién sabe por qué, atractiva al espectador), los haces co-productores para que se lleven su ganancia, dices que es una crítica a un tema tabú, y pum, tienes un éxito de taquilla. Es decir, ¿no son capaces los directores mexicanos de aprovechar ese mercado? ¿Es necesario que un extranjero venga a enseñarnos sobre cine y sobre catarsis? No lo creo, hay algunos premios Oscar que dan cuenta que el cine mexicano puede aspirar a mucho más. Pero éntrele al dialogo, ¿usted que piensa de Hazlo como hombre?

El Postre

⋆ ⋆ Vale la pena

Por cierto, si en verdad quiere apoyar al cine nacional vaya a ver Verónica, un thriller psicológico que aunque es un género con el que estamos muy familiarizados por ser de los más populares y más explotados en la industria del cine comercial (Seven, El cisne negro, La isla, Memento, El maquinista, etc.), es raro en las producciones mexicanas, lo cual ya la hacen algo singular para ir a verla, además que es protagonizada por uno de los pilares de la actuación nacional: Arcelia Ramírez.

En el thriller psicológico hay un misterio que resolver, y dicho misterio parte o sucede en la mente de alguno de los personajes de la historia, por lo que la inteligencia y los juegos mentales son fundamentales para armar un rompecabezas que el espectador está constantemente adivinando o descubriendo.

Verónica intenta generar un “complejo” e “inteligente”, aunque no rebuscado, rompecabezas psicoanalítico, que en el principio y en la primera parte de la historia logra llevarlo muy bien, estableciendo un juego en el que la doctora termina siendo analizada por la paciente, y haciendo que el espectador se interese en la historia y en los personajes. A eso agréguele que la cinta es en blanco y negro, lo cual junto con un buen juego de movimientos de cámara poco usuales, imprime más misterio y desequilibrio a la historia. Aunque el blanco y negro también pueda ser una apropiación arbitraria de los directores influidos por Persona de Ingmar Bergman, como ellos mismos han dicho.

Lo de la cabaña en medio del bosque es un elemento común de este género, pero imprime la suficiente separación de un territorio en específico, que ayudan a la ambigüedad de las escenas, volviendo algo misterioso el caso y ayudando a la trama a llegar a donde debe llegar; que a estas alturas para algunos quizá ya sea obvio, pero que al igual que la vida, lo importante es cómo se llega a ese final.

Quizá al final Verónica se precipita tratando de no dejar cabos sueltos en búsqueda de esa anhelada exactitud, pero a estas alturas el espectador ya habrá disfrutado de un par de emociones poco usuales en el cine nacional; y que como menciona Arantxa Luna <3 en su crítica a esta película, pudo arriesgarse más sin apegarse a los modelos prestablecidos del género, pero que creo, el intento (muy válido) se hizo.

Aquí la crítica de Verónica por Arantxa Luna (@mentecata), y aquí la del maestro Leonardo García Tsao (@walyder) para contrastar, y que como bien dice éste, el mayor reto de Verónica será el mismo público mexicano. Curioso, porque dos personas me dijeron que por el poster, no pensaron que fuera mexicana. El verdadero misterio está en verla, ya que le queda sólo una función, así que búsquela y saque sus propias conclusiones.

La Gula

⋆ Puede verla

Y siguiendo con el cine nacional, continúa en cartelera Casi una gran estafa, comedia mexicana un tanto rara, ya que aunque no busca el chiste fácil, ¿o sí?, resulta curioso como las actuaciones son sobre-exageradas, pero que parecen ser al propósito para evidenciar el tema que quieren abordar.

Lo interesante de la película, es que juega con el asunto de las ideas que son originales y las que son pirateadas, de cómo los supuestos creadores originales pueden terminar siendo más falsos que una copia pirata, por lo que trata de reivindicar (en la ficción) el trabajo creativo que hacen por ejemplo asistentes de dirección y guionistas, sin dejar de lado la falsedad de los actores poser frente a la verosimilitud de un verdadero trabajo actoral.

Ideal para quien estudia algo relacionado en cine y se quiere dar una idea de lo que puede haber detrás de una película, sin quitar que se va a reír orgánicamente varias veces.

NOTA: A este cinéfago sólo le falta ver de las producciones mexicanas en cartelera ¿Cómo matar a un esposo muerto? Ya le contaré. #ConsumaNacional

El digestivo

⋆ ⋆ Vale la pena

Descrita como “una perfecta coreografía ultravioleta”, y conformada por la mancuerna entre la ahora gélida Charlize Theron y el chico malo del cine inglés James McAvoy, llegó Atómica. Dese su tiempo y véala, más allá del juego de espías al que pretende jugar y que no es nada nuevo, lo impresionante de la película es la parte visual basada en el comic que da origen a la historia y que está muy bien resuelta en la película. Tampoco es un Sin City (que por cierto mis alumnos no han visto, #PuesQuéHacenDeSuVida), pero aun así Atómica tiene su mérito.

Atómica cuenta con el plano secuencia de acción violenta más largo, intenso y casi perfecto que he visto este año, y que recuerdan a ese otro plano secuencia maestro visto en Los hijos del hombre de Alfonso Cuarón. Sólo por eso, y por la otra escena entre Charlize Theron y Sofia Boutella, vale la pena verla.

Además por la mezcla entre luces neón, cintas magnetofónicas, un momento de la historia emblemático, y simulaciones de esténciles con pintura de spray para ubicar los lugares (que lo hacen a uno querer vandalizar, de nuevo). A eso agréguele una banda sonora muy bien seleccionada, sincronizada y amalgamada con las escenas de acción, que hacen recordar a la todavía en cartelera Baby Driver. Ambas basan sus secuencias de acción en la música, ambas lo consiguen bien por lo que valdría la pena un combo con estas dos películas. Ya que si anda de humor, puede agregarle al combo Duro de cuidar, que como bien describió Danubio Ruiz: “es un híbrido de acción/comedia”.

La Sobremesa

  • No se moleste

Y la gran decepción de la temporada fue La Torre Oscura, película de acción que mezcla la aventura con un personaje tipo western interpretado por un estoico Idris Elba, inmerso en un mundo fantástico con un planteamiento que parecía interesante, pero que no trasciende.

Lo mejor de la película es el poster, ahí está contenido toda la idea que resulta atractiva, obsérvelo: una imagen doble a partir de la arquitectura de los edificios ponen de manifiesto estas dos dimensiones simultáneas, y que al mismo tiempo hacen ver paradójicamente la torre (blanca) pero que en tipografía nos reafirma que es oscura. En la parte baja están el vaquero y el niño, y arriba de forma invertida está el Hombre Negro (McConaughey), quien vendría siendo una especie de El Diablo. Así que visualmente entendemos el antagonismo que tendrán los personajes y el sentido de la historia.

Lo raro y también atractivo de la película es que el este vaquero, se enfrenta a balazos contra la magia del Hombre Negro, y aunque tiene un par de secuencias emocionantes, todo lo demás parece quedarse a medias no sé si por no querer arriesgar, o por no tener definido el tono que se quería lograr en la película. Mejor ahórrese las entradas y las palomitas, y espérela en DVD (del tianguis) o a que ande en línea, para uno de esos domingos sin mucho qué hacer y sin mucho que ver. Pero créame, hay mucho, pero mucho qué ver. Así que tampoco se pierde de mucho.

#BonAppetit

*Cinefágo: El que tiene el hábito de comer y devorar cine. #SeValeLaGula




No hay comentarios

Añadir más